¿Cómo se comporta una víctima después de un ataque sexual?

¿Cómo se comporta una víctima después de un ataque sexual?

Mantente más de 15 minutos en cualquier confesión de abuso sexual en internet, y más temprano que tarde empezarás a ver a cierto tipo de persona, escépticos de mi*rda.

A diferencia de los escépticos normales, los escépticos de mi*rda no buscan la verdad sino hacer ataques ad hominem disfrazados de proceso crítico y escepticismo saludable. Sus preguntas son siempre enfocadas en culpabilizar a la víctima, y la estrategia principal es usar su propio comportamiento como evidencia de que nunca hubo un ataque… porque claramente tener acceso internet los vuelve psicólogos con especialidad en abuso sexual.

Los escépticos de mierda son los típicos que escuchan a una mujer diciendo que fue violada, y 15 minutos más tarde responden “…pero yo la vi en una rumba la semana pasada” y cierran su argumento con “alguien que fue violada no se comporta así, más bien se deprime”. Trabajan asumiendo que todo ser humano debe comportarse según lo que ellos harían, cualquier desviación deja de computar en sus cerebros. Básicamente, creen que el mundo solo se mueve como ellos quisieran que se moviera.

Si conoces a un escéptico de mi*rda, o incluso si tú mismo eres uno, hazle un favor al mundo y mándale este artículo. Es momento de que sepa qué clases de comportamientos puede o no tener una víctima de un ataque sexual:

No tienen un sistema de reglas de comportamiento

Amigo, “escéptico”, tal vez te sea difícil de creer pero los violadores no entregan un folleto de “Comportamiento Post-Trauma Sexual” una vez que terminan. Además, y esto puede parecerte aterrador, no todo el mundo procesa el mundo de la misma manera que tú. Es decir, para ti deprimirte puede significar perder el apetito y quedarte durmiendo todo el día, pero para otra persona puede significar comer de más y salir a rumbear todos los días. No todo el mundo tiene el mismo mecanismo de defensa, y tú no eres un arquetipo de ser humano bajo el cual se rige toda la raza.

Pueden no reaccionar de manera inmediata

Ser víctima de un ataque sexual es complicado. No todas las víctimas están listas para aceptarlos en un marco de tiempo “prudencial”, y no todas están listas para decirlo públicamente incluso años después del abuso.

Incluso cuando están preparadas para decírselo a alguien más, pueden no querer decírselo a las autoridades o a demasiadas personas por miedo -súper justificado- a ser revictimizadas.

O continuar relaciones con el abusador

De nuevo, no todo el mundo reacciona a un trauma de la misma manera. Hay personas para quienes es difícil terminar una relación abusiva bien porque todavía tienen sentimientos hacia la persona o porque su entorno social no se los permite. Incluso hay quienes mantienen el contacto en un intento por sentir que todo sigue igual que antes.

También es normal que no se defiendan

Todo el mundo quiere ser el héroe en una situación en la que tiene que defenderse. Nadie nunca dice “si un malandro viene a robarme voy a llorar y lanzarme al suelo a rogarle por mi vida”. Sin embargo, los humanos tendemos más hacia la inacción que la batalla a muerte.

Cuando estás en medio de un ataque es más común que te quedes paralizado y seas incapaz de siquiera decir que no. Es instinto. Algunas personas salen corriendo, otras pelean, y muchísimas otras se paralizan. El instinto de una víctima no la hace “merecer” el ataque.

En síntesis, no podemos asumir que una persona miente solo porque su comportamiento no concuerda con lo que esperamos de su experiencia. Y principalmente, no está bien estar enamorado de la cultura de violación mientras finges que en realidad solo eres saludablemente “lógico” y “escéptico”.