Cómo saber cuando ese “culito” va en serio

Cómo saber cuando ese “culito” va en serio

Todos necesitamos esa hada madrina a lo Cenicienta que en lugar de vestirnos con vestidos pomposos y tacones que nos sacan callos, nos traduzca las demostraciones de afecto de esos pretendientes que tocan el timbre de nuestro teléfono. Y el de nuestras vidas.

De la mayoría no es difícil darnos cuenta que es puro embuste toda esa labia que nos dicen y esas babosadas disfrazadas de flores, restaurantes caros y salidas a la playa. Porque la realidad es muy simple, cuando todo eso se quita de la mesa lo único que quedará es si esa persona (o “culito”) te quiere o no.

Pero a veces nos da miedo admitir que esa mesa llena de labia y babosada es más linda con todo eso encima, y por eso nos duele el coñazo que nos damos con la realidad. Para amortiguar el golpe, diré lo que muchos pueden considerar como “el gran paso” cuando en realidad sobrepensamos demasiado esas acciones como para darnos cuenta de lo que realmente significan para ellos.

“Si te presenta a sus amigos es porque ya te está tomando en serio”

Mentira.

Hoy en día, culito y amigos da como resultado una salida “todo incluido”. Ninguna cosa implica otra y eso es algo sobre lo que nos encanta engañarnos. Porque en cuanto tenemos una probadita de la vida personal de nuestra potencial pareja, ya caemos dentro de una ilusión abismal que nos convence que estamos en ese círculo de confort para quedarnos. Que ya formamos parte de él. Pero no siempre significa eso.

Por otra parte, muchas veces es como una prueba inconsciente de ver con qué facilidad o no cuadras dentro de su panorama diario. No tiene nada que ver con puntaje, ni con “es que su amiga me miró de tal forma y seguro piensa que soy como las otras”. Es sobre dejarlo fluir.

“Si te deja quedarte en su casa y te presenta a sus papás”

Bueno, esto sí es un poquito cierto.

Hace dos años tuve la no fortuna de salir con un imbécil. Como pueden ver no tengo ningún tipo de rencor, si embargo algo que tomé muy en cuenta (demasiado tarde, though) es que a pesar de que vivíamos considerablemente cerca, nunca encontró razón alguna por la que debería quedarme en su casa o él en la mía. “Si queremos ver una película, vamos al cine y si queremos comer, vamos a un restaurante”.

Claro que después de tantos meses no entendía este tipo de comportamiento. Lo entendí cuando me terminó, por supuesto. Esto tiene mucho que ver con lo anterior, pues es una reserva completamente comprensible cuando se trata de tu familia, así que cuando eres solo un culito o una novia “no seria”, la familia será una meta muy lejana para la relación.

“Cuando hacen planes juntos”

Cabe destacar la palabra “juntos”. Imaginen que la resalto, la subrayo y contrato a margot Robbie para que la diga de forma sexy y atractiva.

Lo tricky de este “paso” es que la propuesta se haga con conjunto. Porque si tu grupo de amigas hace una rumba en la playa y te deja traer a tu cuadre, el “llégate” no cuenta como “plan”.

Sin embargo, si la idea parte de ti o de tu potencial pareja, y el entusiasmo la acompaña junto con el poco de enchufados…no puedo decir que vas por mal camino.

Ya en este nivel tengo que asumir de nuevo mi papel de hada madrina y amortiguar el posible golpe que la perra de la realidad pueda lanzarte. El enseriarse no garantiza el éxito de ese enseriamiento. Puede pasar que los dos lo intenten con todas las fuerzas del mundo, pero if it’s not meant to be, entonces no pasará.

Son riesgos que hay que tomar, como ponerle el picante de la cafetería a la empanada, o prestarle el teléfono a tu mamá. 

TheA logo
Más artículos
salud mental en coronavirus
Mi salud mental en cuarentena se ha vuelto más vulnerable