¿Cómo pasas tu guayabo?

¿Cómo pasas tu guayabo?

Las abuelas son muy sabias; nombra un dolor, malestar o enfermedad y ellas tendrán un diagnóstico médico, que practica la automedicación en su máxima expresión, en menos de lo que puedes decir “achú”.

Sus conocimientos médicos abarcan grandes bacterias; pero si hay algo que la Federación de Abuelas Unidas, C.A. no ha logrado sanar en su totalidad, es el coloquialmente nombrado “guayabo”.

No hay cucharadita con miel, sábila o cremita curadora que pueda con un mal de amores, así que como medida desesperada, le preguntamos a los sobrevivientes de guayabos cómo dominaron el arte de no morir de una melancolía digna de vídeo músical en blanco y negro.

Con rímel corrido y todo.

“Escuchar Franco de Vita. Más nada”. –Mafe.

“Viendo películas tristísimas (but like, sad AF) para llorar todo lo que tienes adentro. Luego de esa sesión todo parece más feliz y lindo…hasta que te acuerdas del guayabo y tienes que repetir el proceso hasta que ya ni te acuerdes de porqué estás llorando”. –Rebeca.

“Bueno, mi guayabo es: ver películas románticas, llorando, pegada al teléfono, comiendo fritanga y tomando alcohol, jeje”. –Oriana.

“A punta de acetaminofén”. – Oscar.

“Mi forma de pasar el guayabo es viendo documentales, hacer squat challenges y yendo BURDA a la peluquería con mi mejor amiga. Prácticamente lo que hago es sentirme regia, bella y culta mientras intento no llorar en la ducha”. –Carla.

“Bueno, yo tengo mi set list de canciones que me hacen llorar, y como en mi casa nunca me cuadra, las escucho en mi carro mientras manejo. Y carro + musiquita sad + una vuelta = una lloradita ahí segura”. –Santiago.

“Dependiendo del guayabing o me da por componer canciones, que luego de escribir, las boto; o me da por subir el Ávila, porque desde allá arriba los problemas se ven más pequeños y el camino te ayuda a drenar (y a ponerte buena)”. –Ley.

“No he sobrevivido ninguno. Creo fielmente que mi causa de muerte va a ser mal de amores. Pero el alcohol a veces funciona”. –Ainoa.

“No sé si sea una buena recomendación, pero cuando estoy ‘enguayabada’ lo que me nace es hacer ejercicio y ver películas muy, pero MUY violentas. John Wick style. ¿Qué no deberías hacer? Salir con el primer hombre que te invita, no estás preparada y te sentirás incómoda”. – María Teresa

“Yendo a los sitios donde íbamos juntos. Ser masoquista me ayuda a sanar”. –Alejandra.

“Llorando. O escuchando música. O escuchando música mientras lloro”. –Andrea.

“A mí me encanta el guayabo, es la mejor época creativa y es como gasolina para hacer todas las cosas que hago. Creo que la mejor forma de lidiar con eso es literalmente creando o invirtiendo tu tiempo en cosas que te gustan”. –Claudia.

“Estoy en hueco como por dos días y me tomo todo personal; después me doy cuenta de lo que lo que necesito es maquillaje y una pinta bonita y me voy así sea al supermercado a comprar algo. Todo mejora”. –Inés.

Quizás las abuelas no tengan la solución, pero una película, chocolate y en caso de emergencia, un acetaminofén, suena como un buen comienzo. 

TheA logo
Más artículos
VPH
Posiblemente todos tus amigos tengan VPH y tú no lo sepas