Navegando una relación cuando tu pareja no está bien

Artículo realizado en colaboración con la Lic. Pura Zavarce, psicólogo escolar y magíster en Psicología del Desarrollo Humano (UCV). Especialista en terapia familiar y de pareja (PROFAM Caracas en alianza con Center for Couples and Family Development, Florida, EE.UU). Licenciada en Practitioner de PNL (Programación Neurolingüística), titulada por La Sociedad de PNL Dr. Richard Bandler. Profesor a tiempo completo de la Universidad Metropolitana. 

Para ambos integrantes de la pareja, las relaciones pueden presentar, en ciertas ocasiones, puntos de estrés. Estos pueden darse al momento de una discusión o de la toma de decisiones difíciles, por ejemplo. Pero la mayoría de estas circunstancias, a pesar de lo complicadas que puedan ser, si se llevan por dos personas sanas que ponen el amor por el otro de primero, deberían salir bien. Ahora, cuando estos puntos de estrés involucran a una persona que presenta síntomas de una patología como la depresión, la ansiedad, el trastorno bipolar o ataques de pánico, la situación es muy distinta para ambos participantes de la relación. 

En esos momentos, el curso de acción para el miembro más saludable de la relación se vuelve difuso, puesto que los límites entre la preservación personal y la ayuda que puede ofrecerle al otro no están claros, y navegar ese tipo de situaciones sin poseer suficiente información puede ser muy desgastador. 

Para ayudarnos a sentar algunas pautas para estas situaciones, consultamos con Pura Zavarce, psicólogo especialista en terapia familiar y de pareja.

Primero lo primero, ¿qué tiene tu pareja?

Una relación de un año o más es una relación de amor constituida en la que lo que hace uno afecta al otro, por lo que es importante saber cómo se reflejan estas consecuencias. Si es una condición más permanente en la persona, puede traer inestabilidad emocional en la relación, maltrato o problemáticas con alteraciones del afecto (depresión, ansiedad, alteraciones de pánico, el consumo de sustancias). 

Analizar la situación que altera a tu pareja es importante para precisar soluciones, caminos y tratamientos que ayuden a generar espacios de equilibrio, confort y bienestar con la circunstancia que estén viviendo. Sabiendo esto, recorreremos posibles caminos que puedes tomar si intuyes que algo no está bien con tu pareja o si ya se tiene un diagnóstico. 

Luego, busca ayuda… para ti.

Lo primero siempre será buscar ayuda, pues la persona afectada por la situación de su pareja debe desarrollar herramientas para actuar en determinadas situaciones. Es como cuando estás en un avión con complicaciones: primero tienes que ponerte poner la máscara de oxígeno tú para poder ayudar a otros. Solo así podrás actuar con buen criterio y aplomo emocional, y avanzar hacia la solución, cualquiera que sea. 

¿Dónde buscar ayuda?

Identifica a las personas sabias que tienes a tu alrededor: médicos, psicólogos, familiares, profesores. También infórmate sobre grupos de apoyo creados en todas partes del mundo con normas de funcionamiento, reglas claras y pautas de trabajo que fortalecen a la persona que esté pasando por una situación difícil con su pareja. Dos de ellos son Al-Anon o Mujeres que aman demasiado. Asimismo, la página web tuterapiaenlinea.com ofrece un servicio online de atención psicológica, psiquiátrica y/o educativa para cualquier persona de habla hispana. Estos son espacios de ayuda profesional que funcionan como instrumentos con los que afrontar situaciones como esta, con las cuales no tienes que cargar sin ayuda.

Mientras consigues ayuda profesional

Cómo comportarse para sumar a la relación

Es importante tener el criterio para saber cuándo ayudar a bajar la tensión y cuándo dejar de hacer lo que contribuye a aumentarla. Las discusiones, las peleas,  y las agresiones verbales empeoran la situación y aumentan la escala de violencia. Hay veces que no hacer nada es hacer mucho. Lo más recomendable es practicar la amabilidad y preguntar  “¿qué me recomiendas tú para poder apoyarte?”, de manera que tu pareja tenga un espacio para sugerir cambios que puedan impactar en el comportamiento de ambos de forma positiva. 

Busca tiempo para ti

Encontrar un momento del día que sea solo para ti y en el cual puedas drenar el estrés es vital también. Compartir con otras amistades y alejarse de personas tóxicas que empeoren la tensión son cosas que permiten cargar las baterías. 

Meditar

En YouTube hay muchísimas meditaciones totalmente gratis. Este tipo de actividades generan un clima interno capaz de empoderar a la persona. 

La creatividad y el sentido del humor

Este es el momento para poner en práctica la creatividad y el sentido del humor. La primera permite buscarles soluciones a las situaciones difíciles. El segundo es una protección importantísima: juntarse con gente alegre, reírse de las cosas que pasan y darles un carácter pasajero a las cosas malas es crucial. De esta manera, la persona puede nutrirse para poder tomar decisiones adecuadas, ya sean estas seguir con la relación desde una mejor posición individual o terminarla y luego lidiar con el duelo. 

Si la solución es terminar la relación

Si tu vida está en peligro, lo mejor siempre será recoger tus cosas y salir de ahí. Si deciden ambos que la separación es la mejor alternativa, entonces ambas partes deben gestionarlo de forma positiva, y si esto resulta muy doloroso, se debe buscar ayuda. 

A veces las personas se demoran mucho para abandonar una relación dañina, pero puede suceder que sea el último golpe el que permita la salida. Sin embargo, este puede salir muy caro y por eso siempre es recomendable terminar la relación más temprano que tarde. 

¡SOS! ¿Y si es mi ex quien no está bien? 

Hay veces que una persona trata de llamar la atención del ser querido al cual no ha terminado de dejar ir y lo hace a través de la manipulación. En cuanto a las amenazas de suicidio, es importante mantenerse amable, responder con precisión a uno solo de todos los mensajes e insistir en el límite propuesto en la ruptura de la relación. Con estas estrategias, más temprano que tarde la persona debería desistir si no tiene una condición clínica más complicada. Sin embargo, si la tiene, lo mejor es acercarse a algún familiar y reportar su comportamiento. Por otro lado, si se trata de acoso, lo ideal es hacer una denuncia. 

Muchas de las enseñanzas de Pura Zavarce se pueden reducir a responder al instinto de supervivencia, el cual en este tipo de situaciones puede verse comprometido por la emocionalidad. No obstante, es importante escuchar a profesionales con experiencia en el tema y sobre todo nuestras propias señales internas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

TheA logo
Más artículos
Estamos en la era de las brujas ‘millennial’