Carta de New Year's Resolution

Mi honesto New Year’s Resolution

¡Hola yo!

Contradiciendo a absolutamente todo lo que tu mejor amiga Ainoa Lander aclaró en su artículo de soluciones para las resoluciones del 2017, decidí por ti, y por mí, formularte y explicarte todo lo que este año verdaderamente debes cumplir. Este será el año para cambiar esos pequeños detalles que van acumulándose en el subconsciente, lo certifico.

Basta de flojeras, basta de negaciones; párase de la cama y póngase las alpargatas, ¡que lo que viene es joropo!

El primer tema que voy a atacar es la dieta. Basta vale, YA.

Años quejándonos de mis hábitos alimenticios y qué va, todos los diciembres terminas (bueno, terminamos) igual: devorándonos el mundo a cuenta de que los meses antes decidimos adelgazar (algo). Pues este año no. En enero comenzaremos una buena dieta normal, nada drástico como han sido las anteriores; y harás ejercicio. Sí, harás ejercicio.

Otro aspecto importante será la organización. Tranquila, no nos vamos a convertir en las Reinas del Orden de un día para el otro, ya sé que este tema es delicado en casa (mamá, seguiremos teniendo el cuarto como un campo de guerra, sorry not sorry) pero sí habrá orden en los horarios y las cosas que nos corresponde hacer en el día. Gracias a nuestras clases universitarias en la tarde, nos levantaremos temprano (no a las 11:00 a.m.) para hacer las tantas cosas que dejas (bueno, dejamos) para última hora, y para hacer ejercicio. Sí insisto, harás ejercicio; y en las mañanas mejor, así salimos de eso rapidito.

Cuando tengamos el horario establecido no habrá espacio para siestas. Lo dije, ¡no más siestas! Suficiente con las ocho horas de pernocta, no eres ningún oso polar para andar hivernando como tal.

Como probablemente debes estar igualita a Kim allá arriba en este momento (al borde de las lágrimas) te lanzo un New Year’s Resolution divertido: verás a tus amigas que viven en el exterior. Tiene que ser una meta para alguna temporada de este año estar, así sea una semana, con nuestro grupo de amigas que desgraciadamente se encuentra en distintas partes del mundo. Es importante que mantengamos el contacto (físico).

Saldrás más los fines de semana. Ya sé que no nos gusta el house, pero no se puede ser tan hater vale, nuestras amigas hacen lo imposible para que sea más divertido y lo sabes.

Este año celebraremos nuestro cumpleaños de la mejor manera, habrá música, la mejor compañía, mucha comida y mucha vodka; será algo majestuoso y por supuesto, de disfraces. Es Halloween, duh.

Haremos alguna de las actividades que tenemos años en la cabeza queriendo realizar y no las hemos hecho: un buen curso de cocina, conocer una de las tantas ciudades bellísimas de nuestro país, una pasantía interesante, alguna labor social, o un curso de locución. No tienen que ser todas, con una nos sentiremos realizadas.

Para terminar, caeré en lo más frívolo: aunque sigan de moda, no usaremos jamás ni chokers ni camisas off-shoulders; seguiremos odiando la Navidad, borraremos a las tres personas que nos tienen el feed de Facebook atiborrado de publicaciones innecesarias, aprenderás conocimientos básicos de Star Wars o del fútbol (tú decides), y por último y de suma importancia, “ser simpática” será nuestro nuestro mantra principal. Basta ya de ser la antipatía y la arrogancia en persona. Como diría mi mamá (que también es la tuya): “Ni que fueras la Reina del Arroz con Pollo”.

Volviendo a lo que aclaró mi amiga Ainoa, le daremos fecha de caducación a todo esto que te pedí antes; nos pondremos como límite un mes intentándolo todo a ver si se hace o no, una rutina. Sino; llegará diciembre, leeremos la lista, te reirás, o llorarás porque no me hiciste caso.

Your choice.

Sin más que añadir,

Tu yo que te quiere mucho. 

TheA logo
Más artículos
Por qué la universidad no te enseña a pensar