Cannabis, ‘weed’ o marihuana: la droga que para muchos no es droga

Cannabis, ‘weed’ o marihuana: la droga que para muchos no es droga

Su origen natural, efectos y la normalidad con la que se ha colado esta sustancia en nuestro día a día, hace que la marihuana, para muchos, sea tan o aun más habitual que el consumo del mismo alcohol y la ha hecho completamente incomparable con otros estupefacientes “realmente graves” como la cocaína o el LSD. Esta droga está disponible de forma legal en muchos países como Holanda, Canadá, Estados Unidos y Uruguay de manera regulada y presentada en muchos formatos para su consumo.

Lo cierto es que, de manera legal o no, ha sido aceptada en muchas sociedades y vamos notando como, cada vez más, va desapareciendo el tabú que rodea al asunto.

Yo tengo una opinión impopular con respecto a esta situación: sigue siendo una droga. No tengo tabú y entiendo el boom de su legalidad. En efecto, no me parece incoherente porque entiendo las medidas de regulación y las estrategias de mercado que existen detrás del fenómeno naturalista que muchos profesan. No me molesta que la gente a mi alrededor fume weed, pero yo no lo hago. A pesar de lo común y “normal” que es su consumo en nuestra generación, aún noto como se convierte en un deal breaker para muchas parejas.

Por esta razón recopilé algunas opiniones y experiencias de personas que no están into it, pero aun así han logrado mantener una relación estable con un consumidor de cannabis y viceversa:

Ver relacionados:

“Una de las cosas que más me molestaba del asunto era que mi pareja no estaba consciente de los efectos de la sustancia y cómo se reflejaban en su comportamiento. Estaba en negación cuando yo le decía que tenía que considerar las actividades que iba a realizar luego de fumar; su vida podía estar en peligro al no estar sus cinco sentidos al 100%”. Entrevistado 1.

“Creo que en caso de ser un hábito, debe ser compartido. Cuando tengo una pareja y esto de fumar marihuana es ocasional, no tengo problema, también lo hago dependiendo de la circunstancia. Pero sí me molesta salir con alguien que siempre está drogado porque me da la sensación de que realmente no conozco a esa persona con la que quiero compartir mi vida”. Entrevistado 2.

“Hay personas que son completamente funcionales aun fumando todos los días. Este es el caso de mi ex. Terminamos por otras razones, pero nunca fue un problema para nosotros porque era completamente transparente con este tema. Desde que nuestra relación empezó, él fue muy claro con respecto a su frecuente consumo de cannabis”. Entrevistado 3.

“He tenido distintos tipos de parejas. Personas a las que no les gustaba del todo que yo fumara, pero que igual podían fumar conmigo; hubo otra que al principio no tenía problema con que yo fumara hasta que sí se convirtió en un inconveniente para ella y su objetivo era “rehabilitarme”; y la más drástica: aunque no había nada mal en nuestra relación, en su familia había historial de abuso de drogas y, por ende, esto era inaceptable”. Entrevistado 4.

Las identidades de mis colaboradores para este artículo se mantendrán de manera anónima, pero deben saber que los cuatro entrevistados son personas de distintos sexos, conforman un rango de edad entre 20 y 35 años, y todos viven en Venezuela.

Mi conclusión: sobre todo para las mujeres que no están acostumbradas a consumir weed, esto es un completo deal breaker, ya sea al principio o en medio de la relación con el consumidor. Me tomo la libertad de opinar y decir que creo que tiene mucho que ver con el contexto de la sociedad venezolana. Estoy al tanto de otros testimonios de otros conocidos que han emigrado a Argentina, México y Uruguay, y el contexto social de esos países los ha obligado a adaptarse cada vez más a esta situación un tanto más progresista.

  1. Al inicio de mi relación mi novio fue abierto en cuanto al tema, pero me sentí muy mal cuando me di cuenta que me ocultaba que también consumía cocaína, desde entonces le digo que deje las drogas por completo, pero cada vez discutimos mas fuerte, ya que no desea dejarlo.

  2. En mí caso salimos con un chico desde hace unos años, lo hacíamos de manera ocasional hasta hace un par de meses que iniciamos una relación más seria. Lo conocí fumando de manera social, tomábamos, y yo también fumaba un poco, algunas noches de fin de semana y de manera controlada. Sin embargo, ahora que empezamos a salir veo como su consumo no se limita a esos momentos, sino que lo hace apenas se despierta, a veces con el desayuno y en varios momentos a lo largo del día… Si bien no quiero meterme en sus desiciones, en su momento prometió que no consumiría otras cosas aparte de eso. Ahora que se acerca su cumpleaños, casualmente me contó que uno de sus amigos va a buscar coca, y de un momento a otro me cayó la ficha y no se cómo reaccionar, si bien me molesta un poco el hecho de que siempre esté fumando, puedo pasarlo por alto siempre que no haya cambios en sus comportamientos.. pero no sé si ya con otras cosas puedo aceptarlo de igual forma… O como hacerlo, solo se que si lo hace, no quiero estar en el mismo lugar que el, ni ver, ni saber que lo está haciendo .. estoy demasiado mal por querer desprenderme de la relación a partir de esto? No sé cómo, pero necesito un consejo

    1. Déjalo. Que vas a hacer al lado de alguien que es quimicodependiente? Todos dice el mismo discursito que ellos controlan el consumo pero no son capaces de dejarlo sino que con el tiempo aumentan la frecuencia de consumo. Entonces, si crea o no adicción? Química o psicológica pero hay adicción? Cuando una persona cae en el uso abusivo de las drogas eso se vuelve un problema fuerte para quienes lo rodean. Mejor sal de ese círculo antes que sea demasiado tarde.

      1. Le digo no fumes tanto y me dice gritandome, forra! Hdp! Yo hago lo que quiero sos una enferma bla bla bla bla

        No quiero que fume tanto como drogadicto
        Cambia su humor
        No tolera un ‘no’

        Voy a tener que terminar la relacion

  3. La marihuana es una verdadera basura, comenzando por los adolescentes que se creen súper star por el solo acto de consumirlo y andan divagando por todos lados que lo hacen. Lo único que logran es parecer idiotas, respaldarse bajo una sustancia que los vuelve estúpidos, sin buscar algo que hacer por sus vidas. La educación,la profesión, la familia, proyectos y logros personales es lo fundamental, pero ante eso, prefieren volverse idiotas.

  4. Creo que estamos en una época en la que debemos dejar de espantarnos por quien consume marihuana, por supuesto que no estoy de acuerdo en que se fume marihuana, pero tampoco lo estoy con quien fuma cigarrillos con quien se alcoholiza, ni con quien se droga abiertamente con cualquier medicamento o porquerías que se fabrican ya que me parecen actos de verdadero egoísmo, cualquiera de los efectos que causan estas cosas dañan y cada quien es responsable de su ser, hasta ahí digamos que todo bien, pero cuando se transforman por los efectos de consumirlas y ese daño afecta, a veces de forma irreparable, la vida de gente, es cuando me pregunto Pero, qué necesidad de recurrrir al consumo de drogas? Por qué no recurrir a otro tipo de cuestiones o actividades para sentirme bien y a gusto conmigo mismo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

TheA logo
Más artículos
VPH
Posiblemente todos tus amigos tengan VPH y tú no lo sepas