#BitchYouDumb: tu vida no es un reality

#BitchYouDumb: tu vida no es un reality

El mundo pide a gritos farándula, siempre lo ha hecho.

En algún momento los pueblos enloquecían al presenciar el paso de un gran noble y enardecían al escuchar algún infame cuento de infidelidad de aquellos de sangre azul.

Rasputín logró ser en Rusia un ejemplar de los rumores y fuente de morbo durante el siglo XX para todo el mundo.

Las excentricidades de Dalí y su extraño llevar hasta el día de hoy, hacen noticia.

Marilyn, JFK y Jackie O entretuvieron a cuantos quisieron suponer que el presidente más popular en mucho tiempo, con la esposa más famosa de la era, era el amante del sex icon de todo un siglo.

Luego llegaron las Kardashian, y retroalimentándose con ellas las redes sociales, todo en el momento justo para que la generación más pretenciosa y ególatra sacara el provecho de ambas.

El ser humano, siempre morboso por el foco y el desenvolvimiento elitesco, consiguió divina consolación con las redes sociales. Sillicon Valley logró rascar la picazón de todos que creían tener el potencial para ser el próximo Rasputín, Dalí, Marilyn, JFK, Jackie o sí, Khloe Kardashian.

Todas conocemos a alguien que se persigna en el nombre del Snapchat, del Insta, del post con más likes en Facebook, amén. Para que evites que esa amiga te avergüence más o para que te des cuenta si esa honey eres tú:

El #BitchYouDumb de hoy:

“Tengo 3 follow requests, por fin voy a llegar a los 1500 followers en Insta.”

OH, HONEY

Con respeto te invito a que te ahorres la saliva para pronunciar “follow requests” como las profesoras de Open English. Porque, de nuevo, sin ánimos de ofender, a nadie le importa cuántos seguidores te faltan para llegar a un número absurdo (que debe superar en 1350 personas a las que realmente conoces). Todos nos dimos cuenta de tu estrategia de auto marketing y nos parece un tanto tedioso que en unos tiempos tan duros como en los que estamos tú compartas una foto en traje de baño en Costa Rica con el título “Fuerza ”.

“Bueno a ver, tú también las usas, además es la única forma de mantenerme enterada de todo”.

Oh hell to the no honey…

No intentes meternos a todos en el mismo paquete, un trago ocasional no te convierte en alcohólica y la similitud aplica perfectamente para tu adicción con las redes sociales.

Ahora, si tu interés es mantenerte informada, te exhorto a que intentes suscribirte a un newsletter, se ha demostrado es buena forma de enterarse de hechos noticiosos. Sin embargo, si lo que te interesa es saber las distintas ópticas en las que la gente se disfrutó el rave de ayer, sin duda abre los 24 snapchats que te enviaron la mañana siguiente, a todo volumen, mientras todas tus amigas están enratonadas. Si no estaban lo suficiente molestas porque te has acaparado toda la señal del Wi-Fi y no se pueden reportar con sus mamás, de seguro esto sí las terminará de molestar.

“En verdad todas me critican, pero yo lo que hago con el celular es documentar nuestra linda amistad”.

Jajaja honey…

No soporto el pánico constante de pensar que siempre nos estás grabando. No se puede comer en paz, cumplir años, irse de viaje o tener una conversación medianamente seria porque es como si viviera en The Truman Show. A nadie le importa lo que estamos haciendo todo el tiempo y realmente estoy agotada de tener la misma selfie contigo pero en distintos lugares, una foto que además tarda 15 minutos en ser la perfecta porque la luz no cae bien y en la que sales con la misma cara en todas. Si tengo que borrar la aplicación del banco porque no tengo espacio en la memoria del teléfono es por culpa tuya y de tus selfies.

“En verdad yo no siento que estoy haciendo nada malo”.

Honey…

Sí estás haciendo algo malo. Si no puedes tener una conversación cara a cara más de 2 horas sin revisar las redes, es un problema. Si se te acaban los megas, sientes un vacío y sensación de abandono, es un problema. Si antes de preguntar dónde queda el baño en una casa, pides la clave del Wi-Fi, es un problema. Si te refieres a las personas por su usuario de Instagram y sabes a dónde fueron a vacacionar en el 2015, es un problema.

#BitchYouDumb narciso se ahogó en un charco por tratar de besar su propio reflejo, a ti se te cae el teléfono en la frente todas las noches cuando estás acostada en tu cama. Distintos tiempos, mismo problema.

TheA logo
Más artículos
libertad sexual
La libertad sexual no es lo mismo que la cultura ‘fuckgirl’