El internet nos está diciendo que nuestras estrías son bellas, y yo le creo

Cuando tenía trece años y estaba en la cúspide de mi inseguridad estética, mis estrías eran una marca que me diferenciaba de todas las demás personas (así lo veía) y por lo tanto merecedoras de permanecer ocultas al mundo. Así que iba a la playa con mis shorts y me rehusaba a quitármelos incluso después de los típicos discursos de mamá de “eres bella tal y como eres”. Ese discurso me lo creí mucho tiempo después.

Seguí usando esos benditos shorts en la playa hasta que tuve 18 años, cuando vi que en verdad no soy la único con imperfecciones corporales. Luego me llegó la duda, ¿de verdad son imperfecciones o solo son parte de un cuerpo no “photoshopeado” que por default es odiado genéricamente?

No soy la clase de persona que dice públicamente lo machista que es el mundo sin ningún tipo de argumento o solo por ganas de hacer eco al ruido. Pero sí me ha tocado tratar con tipos que no pueden ver un solo cabello fuera de lugar, una uña sin pintar o una ceja no completada con lápiz porque de repente cambias todo su concepto de cómo luce una mujer. Así que nos hacen shaming y nosotras lo aceptamos, porque es obvio. Cuando estamos creciendo, queremos ser bonitas y qué voz lo dice más alto que la de los hombres.

El empoderamiento femenino vino un pelo tarde en mi vida, pero mejor tarde que nunca supongo. Y creo que Instagram también tuvo el mismo retraso que yo, específicamente Chrissy Teigen que comenzó a hacer viral esto de mostrar las estrías a partir del 2015 a través de su cuenta. A partir de ahí, la tendencia despegó. 

El año pasado marcas de ropa como ASOS, Missguided,Target, Aerie y hasta Victoria’s Secret usaron a modelos con estrías en sus campañas publicitarias para empatizar con movimientos de body positivity. Incluso surgió una artista llamada Cinta Tort Cartró se dedicó a pintar las estrías de forma que pudiese darle poder y atención a «imperfecciones» tan normales como las estrías.

¿Porque qué tienen de anormal las estrías? Son solo marcas de estiramiento en nuestra piel que pueden ser causadas por mil y un razones distintas, puede ser por un cambio agresivo de peso, por estiramiento excesivo del músculo o incluso por genética (thanks, mom!). Pero el hecho es que no es una imperfección, no es algo que deberíamos ocultar.

Tuve un debate algo intenso con mi prima al respecto y las dos llegamos a la conclusión que las estrías no son algo de lo que deberías avergonzarte, pero tampoco algo que deberías lucir exageradamente y con escarcha porque eso solo reafirma lo avergonzada que te sentías de ellas desde un principio.

Al igual que un cabello fuera de lugar, una ceja incompleta o una mancha, las estrías son como firmas de que nuestro cuerpo nos pertenece. Y francamente agradezco al internet por ponerlo en la mesa, claro que como internet es internet, lo hizo de la forma más llamativa y exagerada posible. Pero la intención es lo que cuenta.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Pensamientos peligrosos que no deberías tener en tu relación