Nuestra generación es mucho más romántica de lo que pensamos

Los ‘millennials’ sí tenemos nuestros cuentos de hadas

“El amor ha muerto” es un tema común en internet y estoy segura de que ustedes ya lo han conversado con sus amigos. Esto se debe a que nuestra cultura actual está tan sobresexualizada que no vemos las pequeñas cosas románticas que en realidad suceden en nuestro día a día. Tenemos muchísimas cosas así de las que no nos damos cuenta porque nos quedamos recordando escenas de películas viejas: a Cusack debajo de la ventana de su amada con un reproductor de música o conversaciones románticas entre Kirsten Dunst y Orlando Bloom mediante teléfonos de tapa.

Nosotros poseemos nuestras propias versiones, pero estamos tan sumidos en nuestras vidas digitales neuróticas que no nos fijamos en lo que en realidad está sucediendo a nuestro alrededor. Así que para un momento, deja de pensar en qué foto quieres publicar en tu Instagram o en la próxima película que vas a ver en Netflix, y chequea esta lista para que veas que somos mucho más románticos que Jack de Titanic. Si quieres ponerle un poco de vibra romántica a tu día, dale play a la canción mientras lees.

Noches de película

Cuando pensamos en una noche viendo Netflix se dispara inmediatamente la idea de que es una invitación a tener sexo, pero en realidad las veladas de películas son algo especial y tierno. A diferencia de nuestros papás en sus tiempos, tenemos la ventaja de que nuestra figura de poder es flexible y atenta a lo que queremos. Por eso podemos disfrutar de una tarde en nuestros cuartos con nuestra persona especial riendo, algo que hace unas décadas no habría sucedido y estaríamos intentando tener una interacción íntima en plena sala de cine.

via GIPHY

‘Cassettes’ hechos para nosotros

La música es algo que nos une como sociedad y no es sorpresa que tengamos un equivalente a esos cassettes y discos que elaboraban nuestros papás a las mujeres a las que cortejaban. La historia se repite en la actualidad con los playlists en Spotify donde nuestro pretendiente nos coloca todas las canciones que le recuerdan a nosotras o que quiere que escuchemos porque sabe que nos van a fascinar. Es precioso que hagan algo pensando en uno y que tengan la consideración de compartirlo para hacernos sentir especiales.

via GIPHY

Proclamación de amor al mundo

En algunas películas cursis de los noventa, el joven comienza a gritar que ama a su enamorada en la secundaria, parque o en algún escenario cliché. Quizás se vea como un gesto tonto cantar mientras ella está viendo clases de educación física, como Heath Ledger en 10 Things I Hate About You (10 cosas que odio de ti), pero lo cierto es que no somos del todo inocentes. Quizá nosotros no sentimos la necesidad de hacerlo de esa manera porque, seamos sinceros, es como demasiado, pero sí publicamos historias o fotos en nuestro feed de Instagram con frases que no citaré para no atacar a nadie. Esa es nuestra manera de decirle al mundo que estamos con la persona más perfecta del universo y que somos felices con ellos sin importar qué. Eso es romance, amigos. 

via GIPHY

Texteo sin parar

Nuestros padres, abuelos, tíos o cualquier persona no millennial tuvieron que adaptarse a unos horarios para poder hablar con quien estaban saliendo. Tenían que esperar hasta la hora pautada a que el teléfono sonara o llegara una carta para poder saber del día a día de quien les gustaba. Eso no pasa en el siglo XXI: los mensajes, videos, memes, fotos y notas de voz nos invaden y siempre estamos al tanto de la vida de nuestro amor. Es casi una obsesión la comunicación y el intercambio de información constante. Definitivamente eso es llevar el romance a otro nivel.

via GIPHY

Reuniones fugaces

Mi papá solía contarme que para visitar a mi madre cuando los dos tenían 16 años, él iba de un lado de la ciudad a otro en su bicicleta para poder estar con ella un rato una vez a la semana. Eso siempre me pareció hermoso, y cada vez que lo contaba mi corazón crecía y solía preguntarme si alguien lo haría por mí en algún momento. La respuesta es sí y no de forma tan dramática como sucedió con mis progenitores. Nosotros podemos ver a nuestro novio o novia siempre que queramos porque tenemos FaceTime o Skype, así que podemos hablar rápidamente con nuestro ser amado y regresar de una a nuestra rutina.

via GIPHY

Reacciones en Instagram

Antes, para flirtear con alguien, era necesario ir a un lugar para poder generar esa interacción, ahora basta con ver una historia en Instagram y darle un toque al emoji que desees para decirle a esa persona que estás interesada en salir con ella. Esto sí que no es tan romántico; sin embargo, podemos decir que es dulce poder reaccionar a una foto bonita con un corazón para que sepa que la quieres conocer un poco más.

via GIPHY

Es cierto que muchas veces percibimos los detalles como las flores y los bombones como algo cursi y patético. Pensamos que es porque nos volvimos algo cínicos como sociedad, pero la realidad es que el romance evolucionó para ser lo que es ahora, el de la época de los dependientes del internet. En un futuro nuestros hijos hablarán de lo bonito que era el amor millennial, así que aprendamos a ver lo bonito en lo cotidiano y aprecia ese meme que te acaban de enviar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
¿La belleza venezolana es un mito o una realidad?