¿Se puede ser amigo de alguien que te atrae sexualmente?
amigo

¿Se puede ser amigo de alguien que te atrae sexualmente?

La amistad es un concepto que superficialmente puede parecer bonito y simple, así como nos lo enseñaban en el colegio. Sin embargo, al crecer, esta relación de respeto, tolerancia y confianza mutua empieza a complicarse, ya que a esta se le agregan muchas otras variables como, por ejemplo, la atracción sexual. Es aquí cuando se pone en cuestión la posibilidad de mantener una genuina amistad con alguien que despierta en nosotros algo más que sentimientos amistosos. ¿Acaso es inevitable que esto suceda? ¿Hasta qué punto se puede llegar sin que este escenario interfiera en la relación de amigos?

En mi opinión, son posibles las amistades sin sentimientos de atracción de por medio. Sin embargo, pienso que la intimidad es inevitable dentro de estas relaciones debido a las anécdotas, los chistes internos, los gustos compartidos y la frecuencia del contacto. Y así la línea entre una amistad y una relación amorosa o de atracción empieza a difuminarse, pues estos intercambios dan pie a sensaciones más intensas.

Qué pensamiento tan inquietante: ¿será que uno no tiene amigos sino relaciones en potencia? Esta no es la manera correcta de verlo ni la única. Creo que este tema da mucho que discutir y es pertinente escuchar varias opiniones, por lo que acudí a mi grupo de amigos para que compartieran conmigo sus puntos de vista.

¿Eres medio atractiva?

Si la respuesta es sí, al menos tus amigos hombres tendrían algo contigo si te les insinúas.

Fin. Los hombres no tienen fuerza de voluntad. A menos que tengan una novia o haya alguna razón de fuerza mayor que se los impida, se van a besar con una amiga si esta se les insinúa y les parece medianamente atractiva.

Luis, 24.

Las mujeres estamos más seguras de que sí es posible, pero en verdad la mayoría de nuestros amigos tendrían algo con nosotras si nos resbaláramos.

Daniela, 22.

Por lo que se ha dicho en esta minúscula muestra de opiniones de mi grupo de amigos, pareciera ser el hombre quien es más propenso a traspasar los límites de la amistad. Por otro lado, la mujer parece ser más capaz de guardar distancia, en algunos casos resistiéndose para evitar dañar la amistad. No obstante, esto me hace preguntarme: si los sentimientos deben ser controlados, ¿es esa una amistad genuina?

Luego de consultar a mis amigos, hablé con Giselle Cardozo, psicólogo clínico de la corriente psicoanalítica lacaniana. De entrada, ella comenta que sí parece posible la amistad entre dos personas que se gustan; sin embargo, siempre es el tema sexual el que interfiere en el desenvolvimiento de la relación. No obstante, no por eso aseguraríamos que todos quieren estar con todos.

Lo primero es el hecho de que somos seres de lenguaje y eso nos diferencia de los animales. Por eso no hablamos de instinto animal, sino de deseo.

Giselle Cardozo

La psicólogo resalta el hecho de que a pesar que somos seres con capacidad de controlar los impulsos, cuando se trata de lo sexual, el ámbito pulsional siempre interfiere en el intercambio. Por ello, aunque las relaciones estarían de alguna manera sujeta a la posibilidad de un desliz de ambas partes, seríamos capaces de mantener cierta distancia con un amigo, si así se decide.

Si profundizáramos en la posibilidad de crear un lazo amistoso, podríamos observar que esto va más allá de ser hombre o ser mujer.

Giselle Cardozo

Aquí se resalta el hecho de que una amistad está compuesta por muchos factores: cosas en común, cercanía y longevidad de la relación, entre otros. Tomando en cuenta las respuestas de este debate, creo que mi pregunta no tiene sino respuestas complicadas que llevan a otras preguntas: ¿la amistad no existe? ¿Todas las relaciones tienen potencial de convertirse en algo más? ¿La amistad sí existe, pero está sujeta a ciertas condiciones? ¿Todos somos amigos y la vida es bella? Depende de cómo lo quieras ver y qué sea mejor para ti y tus relaciones.

TheA logo
Más artículos
Midnight Gospel
‘The Midnight Gospel’ y mi experiencia con el duelo