5 maneras en las que puedes ayudar a los hombres víctimas del feminismo

5 maneras en las que puedes ayudar a los hombres víctimas del feminismo

El feminismo ha llegado demasiado lejos. Ya las feministas no solo atacan a gente como Weinstein, ahora pretenden meterse en tu cuarto y decirte que el 69 en realidad no es nada sexy, que les da ladilla afeitarse y además, que quieren existir en el mundo sin que quieras cogértelas. Como si el cuerpo de las mujeres no fuese dominio público.

Es importante que estemos al tanto de los estragos que tiene el feminismo en el frágil ego de un hombre heterosexual. Después de todo, son ellos los únicos capacitados para dirigir la sociedad así que no podemos dejar que se sientan cohibidos o limitados de ninguna manera. Por eso es importante saber cómo responder ante críticas feministas o cualquier comentario en general que sea remotamente feminista y pueda ser leído por un hombre:

Enfócate en la crítica SIEMPRE

Es momento de convenientemente olvidar que el feminismo busca igualdad dentro de la sociedad, a través de, por ejemplo pero no limitado a: el pago igualitario, la abolición de la mutilación genital, autonomía reproductiva, o la cultura de violación.

Nada de eso importa. Una vez viste a una tipa decir que su igualdad dependía de que sus piernas estuviesen peludas, te pareció ridícula, y decidiste hacerla representando del feminismo a nivel mundial. Todo lo que importa es tu concepción básica del feminismo, es la única verdad universal que ha existido en la historia de la humanidad. No dejes que nadie te diga lo contrario, lucha por ella, es lo único que te dejará defender el status quo de los pobres hombres del mundo.

Nuevo motto de vida: “pero las mujeres también son malas”

No podemos defender a los hombres sin atacar a las mujeres todas y cada una de las veces que se intente hablar de igualdad de derechos.

Si yo te digo, “la sociedad favorece la actitud de hombres que objetifican a las mujeres y se creen con derecho a sus cuerpos”, tú me dices:

“O sea, ajá, sí, los hombres violan, pero las mujeres son mentirosas y muchas veces dicen que las violaron y yo sé esto porque una tía lo decía siempre cuando se tomaba un café con leche con mi mamá todas las tardes. Eso es más confiable que Wikipedia”.

La autocrítica es un invento de las vaginas para hacer que los hombres se sientan mal consigo mismos y se responsabilicen de sus actos. Pura envidia por no tener un pene.

Haz “role play” de Law & Order o CSI

Antes de la televisión, había una carrera llamada “Derecho”, donde ciertas personas estudiaban las leyes de su respectivo país y luego se dedicaban a ejercer carreras como “abogados”. Paralelamente también existían “policías” e “investigadores” que se instruían académicamente para ser capaces de interpretar evidencia e interrogar sospechosos.

Hoy en día, esas profesiones arcaicas desaparecieron porque muchas personas hemos visto Law & Order y por eso somos totalmente capaces de actuar como abogados e investigadores.

Por eso, si a una mujer se le ocurre acusar a un hombre de haber hecho algo malo, estás 100% capacitado para interrogarla, e interpretar la situación a nivel psicológico y legal. Si alguien te reclama, puedes decir “bueno, pero tenemos derecho a cuestionar, ¿no?”, porque también eres filósofo.

Aprovéchate de la evolución del lenguaje

La historia tiene mucho que enseñarte: desde que los neonazis decidieron llamarse alt right, la gente los toma más en serio. Pero eso implicó algo más que un simple cambio de nombre. Su lenguaje abiertamente racista y antisemita, ahora está lleno de códigos nuevos como “Make America Great Again”, o “All Lives Matter”. Son oraciones que literalmente no hacen referencia a raza, género, religión o cualquier cantidad de factores, pero el subtexto y el contexto social en el que las usas, sí lo hace. Entonces aunque estás siendo racista cuando las usas, puedes decir que no.

Con el feminismo, puedes hacer lo mismo. Ya has aprendido que si escuchas una historia de violación y preguntas “¿qué tenía puesto?” estás culpabilizando a la víctima, entonces mejor decir:

En vez de “¿qué tenía puesto?”, pregunta “¿por qué no se fue?”

En vez de “¿por qué salió sola?”, di “bueno, es que era sentido común que no podía ir sola”

En vez de “se lo estaba buscando”, di “tiene una vagina, obvio iba a pasar”

La idea es que todas tus dudas generadas por tu instinto de siempre culpar a la mujer, se vean como preguntas “lógicas” que haría una persona “racional”. Puedes sustituir tus preguntas misóginas viejas, por preguntas nuevas que las feministas aún no saben que son misóginas porque las mujeres son lentas y sus vaginas absorben lógica y la vuelven menstruación.

Siempre piensa que los hombres son niños inmaduros

Ante todo hay que entender que los hombres siempre serán niños incapaces de contener sus impulsos más básicos, pero simultáneamente son más preparados que las mujeres, y también son menos irracionales que nosotras. Básicamente son delfines con piernas en vez de colas. Debemos protegerlos y crearles hábitats seguros lejos del feminismo. 

TheA logo
Más artículos
salud mental en coronavirus
Mi salud mental en cuarentena se ha vuelto más vulnerable