Zoë Kravitz será la nueva cara de YSL

Ahora Zoë Kravitz tomará la batuta YSL

Cuando antes teníamos la cara de una mujer rubia, rica y completamente fuera de nuestro alcance como imagen de una de las casas de moda más elitistas del mundo, ahora tenemos a una morena cool y sexy de portada en la noticia.

Yves Saint Laurent Beauty quiere cambiar su tárget, pues al fin se dio cuenta que ser la marca de la amiga soltera de tu mamá está lejos de ganar nuevos admiradores. Después de esta catarsis, tuvieron la genial idea de rejuvenecerse en manos de Zoë Kravitz, una modelo, cantante y actriz que ya no necesita la mención de su padre (Lenny Kravitz) para resaltar.

Zoë es ahora la nueva embajadora mundial de la línea cosmética francesa, retando a las demás casas tradicionales a montarse en el mismo barco vanguardista que les abrió camino en sus inicios.

Una mujer rebelde, morena y erótica puede ser lo que la marca necesita para complacer a los millennials y a la generación Z en cuanto a la diversidad que buscan en las vallas publicitarias.

Y tuvieron razón.

Desde que se publicó una sesión fotográfica estrenando nueva cara, las ventas de YSL Beauté han incrementado en un 29%. Llamando la atención no solo de las tías panas y de las amigas ricas de tu mamá, sino la de tu mejor amiga y la del crush de tu novio.

Las marcas más aterrizadas a las necesidades estéticas del 2017 son esas que entienden los beneficios publicitarios del body positivity y que abrazan la frescura de la diversidad juvenil. Es por eso que marcas tan oportunistas como la de las Kardashian tienen tanto éxito y las clásicas se quedan como espectadores.

Pero YSL decidió no quedarse como observadora de un espectáculo de nuevas marcas y nuevo mercado, sino que se unió a él dejando su tradicionalidad en el clóset.

Por mi parte, soy fan declarada de Zoë Kravitz.

Me encanta todo de ella, su cabello, su actitud y sus tatuajes que no hacen más que manifestar una estética cool, fresca, valiente y hermosa. Casi la misma vibra sensual que pudimos apreciar de la actriz de 28 años en su papel de Bonnie en la serie Big Little Lies.

Ella representa el toque picante que hacía falta en la marca y que no estaría de más en el resto.

Porque aunque lo clásico nunca pasa de moda, ninguna marca quiere tener la reputación de tía.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
El futuro de la moda a propósito de la transición de Nathan Westling