Usé champú al seco por varios días y este fue el resultado

Es maravilloso pero no en exceso

Un polvo en una lata de aerosol nos puede salvar de un “bad hair day”. Si estás apurada y no tienes tiempo para lavar tu pelo, el champú al seco es una buena opción. Esto es, claro, si se trata solo de un día, máximo dos, y hago énfasis en el tiempo de uso porque experimenté con este atractivo producto por casi una semana.

El dry shampoo o champú al seco es un polvo muy parecido al talco, que reduce la grasa del cuero cabelludo sin necesidad de utilizar agua. El alcohol y el almidón del champú absorben el exceso de aceite que se produce en las hebras, por lo que le da un efecto limpio y fresco al pelo.

Aparte de utilizarlo en plena crisis por falta de agua, también puedes llevarlo contigo de viaje o a un hospital cuando no tienes acceso a una ducha. Sin embargo, esto no significa que sea efectivo si lo usas todos los días debido a que el cuero cabelludo recolecta químicos y contaminantes tanto del aire como de otros cosméticos, así lo indica un artículo de Cleveland Clinic.

Por un lado, el dry shampoo es increíble porque absorbe toda esa grasa que aparece al segundo día después de lavarlo, claro, si no sufres de pelo graso. Otra de sus ventajas es que funciona como un voluminizador, haciendo que la melena se vea más abundante y con ondas ‘naturales’.

¿Cómo aplicar el spray?

Si eliges el champú seco como sustituto, es importante saber cuál es su modo de uso. Primero, solo se pulveriza en zonas grasas, es decir, en la raíz. Segundo, hay que tratar de rociar el polvo a 30 centímetros del cuero cabelludo. Después de aplicarlo, se debe masajear hasta que desaparezca el polvillo blanco.

Siguiendo todos los pasos mencionados anteriormente, probé el champú seco de la marca Batiste para compartir mi opinión sobre él con ustedes y contarles cuál fue la reacción de mi pelo al usar el anhelado producto tanto en días de crisis como en días convencionales:

Limpieza

La sensación de un pelo limpio y reluciente es lo primero que buscamos a la hora de elegir algún producto de este tipo. En ese sentido, el dry shampoo logra eliminar la grasa del cuero cabelludo cuando lo usas el día que tienes que lavarte el pelo. En mi caso, eso sucede cada dos días. Sin embargo, después del primero ya todo empieza a cambiar un poco porque el producto se va acumulando en la melena en la medida que se aplica. Yo, por ejemplo, lo sentí súper pesado al tercer día. Ya el pelo me gritaba “¡Por favor, lávame con agua y champú AHORA mismo!”. Por supuesto, el champú tradicional, el de toda la vida.

Brillo

El segundo día después de lavar el pelo, justo cuando se recomienda aplicar el dry shampoo, la melena puede avistarse resplandeciente, pero este efecto no es de larga duración cuando empleas el champú seco, puesto que la sequedad predomina. Al final del día, se trata de un polvo que absorbe el aceite y no contiene sustancias hidratantes.

Después de esto, el pelo necesita una sobredosis de ampollas o mascarillas hidratantes y revitalizantes que produzcan mucho, mucho brillo.

Color

Si el tono de tu color de pelo varía cuando este no está totalmente limpio, es probable que con el champú seco no veas ningún cambio ni nada por el estilo, a menos que no te masajees bien la melena y queden restos de polvo blanco, por lo que cualquiera va a pensar que te aplicaste talco en lugar de dry shampoo.  

Mi color de pelo es castaño claro o rubio ceniza, tono que se va intensificando cuando hay grasa, como si estuviera húmedo. Aunque al principio no vi cambios, al tercer día usando el dry shampoo, el color de mi pelo se veía más oscuro o fuerte, puesto que el producto no funciona como un limpiador que deja una melena totalmente limpia sin residuos granulados y arenosos. En otras palabras, el pelo adquiere un aspecto denso y húmedo si se utiliza este método varios días seguidos sin lavarlo.

Olor

El olor depende del tipo de dry shampoo. Yo utilicé el Batiste Coconut & Exotic Tropical, que, para ser más específica, huele a playa, como si estuviera aplicando un bronceador Australian Gold y laca al mismo tiempo en mi pelo.

Todo cambió cuando decidí ser constante con el champú, lo cual significó una mezcolanza de aromas entre el champú y la grasa que ya el producto no podía combatir. Además, esa sensación de piquiña y olores sintéticos se convirtió en algo muy desagradable. Mi melena necesitaba agua, espuma en cantidad y más agua urgentemente.

¿Lo volvería a hacer?

Nada puede sustituir al champú tradicional, pero no me disgusta el dry shampoo. Por lo tanto, sí lo volvería a hacer; es más, todavía lo hago, aunque no por tantos días, sino que lo aplico solamente cuando debo lavar mi pelo. Además, me gusta por el volumen que genera, ideal para combatir una melena indomable o una totalmente sin vida.



Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
‘Craski’: una marca que combina el estilo con la ayuda social