Rihanna no solo viste ropa de marca

Rihanna ha logrado tener un nombre en la industria de la moda. No solo tiene éxito en la música y en los negocios, también demostró con los años ser tanto una musa como una artista en lo que respecta a la ropa.

Su estilo es admirado por fanáticos, estrellas y fashionistas. Domina como nadie el famoso “Street Style” al combinar el estilo urbano con la alta costura. Pasó de ser una modelo en las portadas de las revistas, a mantener relaciones con figuras emblemáticas de la moda.

Poco a poco se fue adentrando en el medio, aprendiendo todo lo posible para que ahora sea catalogada como un ícono. Puede usar cualquier cosa y aún así lograr que la pieza se vea única e inigualable.

Es un exponente de famosas casas de la alta costura y ha sido vestida por los diseñadores más codiciados de Hollywood. No le tiene miedo a la moda, es sencillo. Si vemos lo que usa a diario, en eventos y alfombras rojas, con su actitud logra el mejor atuendo.

Utiliza atuendos que muchas veces no son de nombres conocidos sino de diseñadores jóvenes. Rihanna lleva usando diseños de promesas en la industria desde que estrenó su programa “Styled to Rock” el 14 de agosto de 2012.

Siendo productora y presentadora del mismo, la artista era la encargada de elegir tanto a los competidores como a los mentores en el programa. El ganador tuvo la oportunidad de diseñar un atuendo para Rihanna en su presentación en el Wireless Festival.

Desde ese momento, ella se convirtió en una promotora de utilizar ropa de diseñadores no tan conocidos por el público. A lo largo de los años se ha mantenido abierta a apoyar el arte y ser la que busca diseños por su cuenta, fuera de lo común y decidir usarlos.

Por su apoyo constante a la comunidad será honrada por Parsons School of Design en mayo. Otro reconocimiento que recibe de la industria de la moda.

Nunca olvidaremos los diseños que utilizó para el “ANTi World Tour” el año pasado, piezas que fueron creadas por Craig Green. Rihanna y su estilista Mel Ottenberg trabajaron con dos diseñadores cuyo enfoque de vanguardia ha atraído a los ojos de los iniciados de la moda de los últimos tiempos. Craig se encargó de las piezas en la apertura del show.

Craig es un diseñador de ropa para hombres, pero sus formas minimalistas y la estética barata tienen atractivo unisex. «Me encanta ver mi trabajo en una celebridad femenina. Es un signo de los tiempos que está bien para mezclar hasta ahora. Las tiendas a menudo me dicen que las mujeres pasan al departamento de hombres para comprar mi ropa», compartió Craig en una entrevista para The Telegraph.

El segundo diseñador fue Glenn Martens. Fue seleccionado como finalista en el premio LVMH, un prestigioso premio que cuenta entre sus jueces a Karl Lagerfeld y Marc Jacobs.

Martens creó un traje de pantalón marrón slouchy que Ottenberg había diseñado con un traje de cuerpo de cuero por L.A Roxx.

¿Se acuerdan del vestido de cristales de Swarovsky que la bad girl usó y que hasta ahora no hemos podido olvidar? Ese fue Adam Selman, con el que trabajó en el vestido «desnudo» que llevaba para recoger su premio Fashion Icon en los CFDA de 2014.

Otros diseños fueron usados por sorpresa para los diseñadores. Betts and Chet DeHart, de la empresa Lucid FC expresaron su emoción porque Riri lució sus gorras en un juego de la NBA por primera vez, asegurando que no dejó la prenda por 5 días seguidos.

Melitta Baumeister y Jaclyn Hodes de Awaveawake también han compartido su agradecimiento por utilizar sus atuendos. La mayoría de las veces llegan a sus manos por sesiones fotográficas, su estilista, le regalan la ropa o porque simplemente internet sirvió de ayuda.

Su última contribución fue protestando frente a la Torre Trump en la Womens March en Nueva York, apareciendo de rosa. Llevó un LAPP rosado bebé con la siguiente frase: «this pussy grabs back”, una camiseta cortesía de la diseñadora y fundadora de la marca y modelo Leomie Anderson, un casquillo del dedo medio de Hellz Bellz, y un minidress rosado de Tulle de Molly Goddard de su colección AW16.

Podemos ver como cambian las tendencias con los años pero no cambian esas mujeres que están dispuestas a arriesgarse con un atuendo. Esa es Rihanna, la que no le teme a la moda.

Un día puede vestir Channel, Dior o Alexander Mcqueen y al día siguiente puede lucir un diseñador que conocerá la fama por vestirla. No tenemos duda que ahora estos talentos la buscan sin cesar mandando piezas y atuendos para darse a conocer ya que Rihanna es la celebridad más comercial.

Seguiremos oyendo nombres alrededor del mundo por Riri, la moda tiene una nueva influencia y hay que hacerle caso.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Cindy de la Mode: dile sí a los ‘scrunchies’