¿Qué viene después de la salida de Riccardo Tisci de Givenchy?

A principios de febrero, Riccardo Tisci anunció su renuncia al rol de diseñador que ha ocupado los últimos 12 años en la firma francesa Givenchy. Y por más que debes estar pensando que nunca habías escuchado el nombre “Riccardo Tisci” antes, las probabilidades de que conozcas su trabajo son bastante altas, créenos.

No es una coincidencia que los diseños de Riccardo Tisci para Givenchy se hayan convertido en los favoritos de la alfombra roja; ya sea con piezas de encaje o vestidos de alta costura, él siempre consigue que personalidades como Beyoncé, Julianne Moore y Cate Blanchett entren en la lista de mejores vestidas, no solo porque son increíbles, sino porque cada diseño promete resaltar lo mejor de cada mujer. 

Aunque los rumores de que dejó su posición para unirse a la marca Versace han tomado fuerza los últimos días, ni Tisci ni la firma han comentado nada al respecto. En cambio, todo lo que sabemos es que los términos de la renuncia fueron “mutuos” y “amigables” y que gracias a la restructuración, Givenchy no presentará su colección en Fall 2017 en París, como se tenía planeado para principios de marzo.

En vez de organizar una pasarela de despedida, Tisci afirmó que su último “adiós” fue en la Semana de la Moda del mes pasado, cuando incluyó a último minuto 13 looks de alta costura en su show masculino Fall 2017. Lo que ha provocado más especulaciones porque aunque no se conoce nada sobre su próximo movimiento en la industria. Mientras más rápido se desligue de Givenchy, más rápido podrá volver al mundo de la moda. 

Ya que él puede, al igual que los más reconocidos de la industria, estar sujeto a una cláusula de no-competencia por varios meses después de su salida; y todos sabemos cómo terminó eso para Laura Kim y Carolina Herrera. No creemos que Versace y Riccardo Tisci quieran pasar por lo mismo.

Mientras que aún estamos haciendo apuestas para tratar de adivinar quién ocupará el puesto del diseñador en Givenchy, las conversaciones sobre los posibles candidatos están sobre la mesa. Por más de que las recientes separaciones de Peter Dundas, Hedi Slimane, Clare Waight Keller y Peter Copping han funcionado con total normalidad en sus respectivas firmas, y sus perfiles parecen prometedores para llenar los zapatos de Riccardo, encontrar un reemplazo para Tisci puede ser un poco más complicado de lo que parece.

El diseñador italiano no solo transformó completamente Givenchy, sino que convirtió la firma en una de las más exitosas del conglomerado de marcas LVMH. Lo que parecía un “matrimonio feliz” entre sus ideales juveniles y el patrimonio de la marca, nos demostró que el estereotipo de los diseñadores que permanecen por décadas en una sola casa, puede estar llegando a su fin. Después de todo, ya no hay muchos Karl Lagerfelds que disfruten pasar más de 34 en los mismos zapatos. 

Cuando Tisci llegó a Givenchy en el 2005, la firma ya había pasado por las manos de John Galliano, Alexander McQueen y Julien Macdonald, quienes en periodos intermitentes intentaron darle forma a una marca sin identidad, pero cayendo, inevitablemente, en una mezcla de ideas que no subieron las ventas como el ex director ejecutivo, Marco Gobbetti, esperaba en su momento. En plena crisis de identidad, la casa de diseño se encontró con el diseñador treintañero que recién había comenzado su propia línea, y Tisci de alguna manera, logró combinar su propia visión “urbana” con la dosis de emoción clásica que caracteriza la imagen de Givenchy.

No nos preguntes cómo lo hizo, porque aún no entendemos como las cruces, calaveras y estampados de perros lograron convencer a los ejecutivos que estaban acostumbrados a vestidos rosas y faldas acampanadas.

“Riccardo has accomplished everything a designer can do for a brand, clocking a very respectable tenure and creating a fully realized language for them” – Linda Fargo, vicepresidente de Bergdorf Goodman.

Así que si todo era tan perfecto, ¿por qué se fue de Givenchy?

Riccardo Tisci aclaró en una declaración que de ahora en adelante deseaba “enfocarse en sus intereses y pasiones personales” y tal como Raf Simons compartió después de su salida de Dior, los diseñadores a veces necesitan alejarse temporalmente de la industria para que sus neuronas creativas se revitalicen. Ya sabemos lo bien que le funcionó a Simons.

Quizás esa es la respuesta a nuestra pregunta, de alguna manera nos gusta pensar que los diseñadores tienen algún tipo de conexión espiritual y romántica con las casas de diseño, y que una vez fuera, la identidad cambia por completo, pero tal como nos ha demostrado la industria, la mayoría de sus cambios terminan en buenos términos. Probablemente el caso con Riccardo Tisci sea otro ejemplo de que los descansos en el mundo de la moda son necesarios para mantenerlo en pie. Mientras tanto, todos nuestros ojos están a la espera de otra colaboración Donatella Versace/Riccardo Tisci.

Ver relacionados:

El síndrome que sufren los directores creativos al cumplir 3 años trabajando

¿Por qué Carolina Herrera demandó a Óscar de la Renta?

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
El estilo Memphis: el diseño de los 80 que amamos hoy en día