La lujosa cultura callejera del ‘streetwear’: así visten los artistas de reguetón

El perreo está de moda, literalmente

Quien esté libre de escuchar reguetón que tire la primera piedra. El género urbano se ha apoderado de todo: se ha fusionado con otros géneros, es el alma de las fiestas, el número uno en las listas de Spotify, tiene sus propios memes en internet y hasta se coló en un desfile de la semana de la moda en Milán gracias a Dolce & Gabbana. Cuando el reguetón empezó a sonar con más frecuencia muchos pensaron que sería pasajero, pero la verdad es que solo fue alimentándose y cobrando más fuerza año tras año, y ahora resulta contagioso para cualquiera que lo escuche, hasta los más reacios al género tienen por lo menos una canción que los haga bailar.

El reguetón tiene influencias del reggae y el hip hop. Aunque sus orígenes se remontan a los años ochenta en Panamá, empezó a popularizarse a mediados de los noventa en Puerto Rico, donde era común escucharlo en las zonas populares. El género, entonces, fue parte de una cultura underground, expresión inglesa que se le asigna a los movimientos contraculturales o alternativos a la cultura mainstream.

Durante la primera década de los 2000 el género urbano se volvió comercial gracias a sus tres exponentes principales para la época: Daddy Yankee, Don Omar y Tego Calderón. La música de la calle era representada por esos jóvenes de los barrios y eso se reflejaba no solo en el contenido de sus letras sino también en cómo se vestían.

Ropa deportiva y muy holgada, muchas capas, sombreros de Kangol, gorras, pañuelos en la cabeza, exceso de joyas y cadenas de oro eran la manera en la que estos cantantes demostraban estatus después de ser marginados por venir de los sectores menos favorecidos. Los exponentes del undergound respondían al consumo y el capitalismo. Su manera de vestir respondía a un ideal antimoda. Para los reguetoneros de hace quince años más era más y lo demostraron con su forma de vestir inspirándose en cómo lucían los intérpretes de una de las corrientes directas del reguetón, el hip hop.

El reguetón se mantuvo estable como género musical y fueron apareciendo nuevos artistas, perfeccionándolo y cambiando también su manera de vestir. Dejaron atrás las camisetas, los pantalones cortos excesivamente holgados y el bling bling, y debido a su crecimiento en la industria y su particular estilo al momento de vestir, las grandes casas de moda se interesaron por las figuras pertenecientes a esta cultura con más alcance mundial, como J Balvin, Maluma, Bad Bunny y Rosalía —esta última, aunque el reguetón no sea su corriente principal, es conocida por sus colaboraciones y canciones con ritmo urbano—, representantes del reguetón en la actualidad.

Los reguetoneros se atreven a hacer combinaciones excéntricas y pomposas con prendas deportivas. A este estilo se le conoce como streetwear. En los años ochenta el entusiasta del surf Shawn Stussy garabateó su apellido en sus tablas y posteriormente lo plasmó en gorras, camisas y shorts que vendía en Laguna Beach, California. Con el éxito que tuvo vendiendo la ropa, su marca se fue expandiendo y para 1984 sus piezas se mercadeaban como ropa de lujo y eran populares entre estrellas del hip hop y DJs. Lo que empezó como una forma de autoexpresión ahora se cree que es el punto de partida de la moda streetwear.

El streetwear es considerado una filosofía de vida, mucho más que una forma de vestir. Deriva de la simplicidad de las calles de los barrios más pobres en los que los jóvenes enfrentan realidades violentas y buscan, de alguna, manera salir ilesos de ellas. Las marcas de lujo hacen eco de este fenómeno y crean un híbrido que representa y se adapta a la cultura callejera sin olvidar el lujo que lo vuelve objeto de deseo del público. Y es esa fusión de comodidad y ostentación que fácilmente se relaciona con un cantante de reguetón. Estos son algunos de los más populares.

J Balvin

El colombiano, además de ser la cara del género a nivel mundial, fue elegido como embajador de la semana de la moda masculina en Nueva York en el 2017, convirtiéndose en el primer latino en obtener ese título. También imagen de Chanel, Louis Vuitton y Guess, J Balvin experimenta con todo tipo de indumentaria e incluso tiñe su pelo para combinarlo con sus atuendos.

J Balvin reguetón y moda
J Balvin usando un abrigo Saint Laurent y zapatos Yeezy
AP

El cantante califica su estilo como “elegancia de calle” y además afirma que no le importa si realmente luce bien o combinado, sino poder expresarse y demostrar su estilo a través de la ropa porque la moda le apasiona tanto como la música, como ha revelado en varias entrevistas. Elige vestirse sin distinción de género, como cuando utilizó el abrigo rojo en forma de corazón de Saint Laurent que ya había sido usado por figuras femeninas como Rihanna, Kendall Jenner y Belinda, y los usuarios de las redes sociales cuestionaron su sexualidad.

“Defino mi estilo como mi música. No es monótona, es indescifrable, va cambiando, va evolucionando. A veces es más local, a veces es más internacional. Lo importante es no caer en la monotonía; siempre estar sonando diferente, verse diferente”, afirmó el intérprete de Oasis durante una entrevista para Vogue México.

En 2018 debutó como diseñador en Colombiamoda, Medellín, con su colaboración Vibras J Balvin X GEF inspirada, por supuesto, en la moda urbana y en lo que el cantante utiliza a diario para estar cómodo, aportándole su propio estilo.

Maluma

Otro colombiano ícono del reguetón actual, conocido como el “pretty boy, dirty boy”, Maluma es considerado un ícono de estilo masculino por Vogue. El artista en el año 2017 hizo un cambio radical por el que fue criticado en redes sociales, pues el cantante empezó a integrar el estampado animal, los clutches, las carteras y los colores pasteles en sus looks

En 2018, durante la temporada otoño-invierno de ese año, debutó como modelo e imagen oficial de Dolce & Gabbana en una pasarela con figuras influyentes y dirigida a la generación millennial.

Durante la semana de la moda masculina de París de este año se sentó en la primera fila junto a su paisano, J Balvin, en los desfiles de Louis Vuitton, JW Anderson y Off White, en los que jugó con una estética streetwear actual, combinando piezas cómodas con elementos de lujo como el arnés plateado.

View this post on Instagram

COLOMBIAN GRASA 🏹

A post shared by MALUMA (@maluma) on

Bad Bunny

El puertorriqueño es uno de los cantantes de reguetón con menos tiempo en el mercado, sin embargo, es uno de los más famosos. Gucci y Balenciaga son las marcas predilectas del boricua al momento de armar sus atuendos. El excentricismo de Bad Bunny va desde vestir alta costura hasta usar incrustaciones de oro en los dientes. Además, fue uno de los primeros artistas masculinos en aparecer con las uñas esculpidas y pintadas.

Aunque lo han catalogado en repetidas ocasiones como el peor vestido en las alfombras rojas, siempre es uno de los más esperados por su capacidad para sorprender a los espectadores con los riesgos que toma.

En todas sus apariciones Bad Bunny hace un statement y comunica algo con su ropa. Un ejemplo claro de ello fue cuando vistió una camisa con el mensaje “¿Tú eres twitero o presidente?”, dirigiéndose a Donald Trump tras sus declaraciones vía la red social Twitter después del desastre que ocasionó el huracán María en la isla de Puerto Rico en el año 2017.

Otro de los atuendos sobre el cual comentaron los usuarios en las redes sociales fue el que lució el artista en la alfombra roja de los MTV Video Music Awards. Para esta ocasión, Bad Bunny lució un tapabocas negro que no se quitó ni siquiera al momento de ofrecer declaraciones a la prensa. Días previos se había estrenado el video de su canción Cuidao por ahí de su último disco, Oasis, en el que colaboró con J Balvin; en esta propuesta visual ambos aparecerían con la boca cubierta y vestidos de negro, mostrando una faceta más oscura que la que los había caracterizado hasta el momento.

Los tapabocas también se asocian con la cultura de calle, pues los grafiteros los usan para no aspirar el aerosol al momento de pintar y también para mantener su anonimato.  

Una de las características que más se repite entre estos artistas de reguetón y su relación con la moda es que se permiten usar cualquier tipo de prendas como si la moda no tuviera género y se sintieran libres de usar ropa o accesorios femeninos en sus looks. El streetwear responde a las convenciones sociales impuestas sobre quién tiene que vestir qué, pues al final eso solo lo decide la persona.

Rosalía

La figura femenina no podía quedarse a un lado. Aunque Rosalía no es directamente una intérprete de reguetón —así como Bad Bunny tampoco lo es, porque en realidad su género es el trap—, entra en esta breve lista porque fusiona el flamenco con el género urbano.  

Rosalía es un fenómeno mundial, todos hablan de ella y ha cautivado a toda una generación. La catalana se arriesga con la moda y eso se aprecia en sus publicaciones de Instagram, videos musicales, alfombras rojas y conciertos. Puede ir con un look completo de Moschino o con tul Valentino, pero siempre con sneakers y uñas decoradas. Mezcla en la música y también en la moda, pues combina estampados, texturas, tendencias y joyería. Rosalía es la imagen de un mundo globalizado e  hiperconectado.

Representa a la mujer que se rige por sus propias reglas y se ha desligado de los zapatos altos y los vestidos sin que eso la haga sentir fuera de lugar. Puede ponerse todo lo que quiera sin necesidad de acoplarse a una norma dictada por el colectivo. Rosalía mantiene su esencia catalana, pero añade toques latinos y urbanos a todas las piezas que usa. Su manera de interpretar la moda la vuelve un ícono interesante que siempre da de qué hablar cuando hace una aparición pública o sube una foto en Instagram.

Si hay algo que la moda y el reguetón tienen en común es que les llegan a las masas y que nadie, por mucho que quiera, se escapa de ellos. El reguetón ha crecido un 119% entre 2014 y 2017 en reproducciones, según las cifras de Spotify, superando al pop y al hip hop, y se escucha hasta en Singapur. Este género ha captado a la población mundial, por lo que sus artistas se convierten en plataformas que las marcas de lujo aprovechan para acercarse a sus audiencias.

La forma de vestir de los reguetoneros influenciados por la moda streetwear es una manera clara de demostrar cómo esta generación entiende y consume la indumentaria. Quieren verse bien, pero sentirse cómodos. Tienen la necesidad de romper con lo establecido y escribir sus propias normas.

El streetwear ayuda a las marcas de lujo a acercarse a estas nuevas generaciones que son y serán sus consumidores. Esta transformación social hace que la industria tenga que pensar una manera de llegarles a los millennials y a la generación Z y es ahí donde entran los artistas de reguetón y su particular estilo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

TheA logo
Más artículos
El último grito de la moda es uno digno del cine de terror