Razones por las que no te está viniendo la regla

Porque no siempre se trata de una ‘bendición’

Hay dos miedos válidos e inevitables en la vida: no alcanzar el éxito personal y laboral que deseas, y la incertidumbre de ver como minutos, horas y días pasan sin que te venga la regla. La segunda aterra más que la primera, no solo por el riesgo de tener un bebé sino por las implicaciones hormonales y las visitas médicas que producen ansiedad.

via GIPHY

Pero tranquila, todo tiene su razón de ser y no es tan traumático como se siente. Hay que recordar lo básico para pensar en lo complejo, como el hecho de que la espera debe durar 28 días aproximadamente, máximo 35. Después es que llega el momento de examinar la situación. Si pasan siete o 12 días luego de eso y estás 100% segura de que no estás embarazada, hay muchas otras razones por las que el período podría no estar viniéndote. La Sociedad Española de Fertilidad tiene una manera más sofisticada y seria de llamar esta preocupación: amenorrea funcional, la cual es definida como «la desaparición de la menstruación debido a un mal funcionamiento de las señales que, desde el hipotálamo y la hipófisis, controlan la ovulación». En otras palabras, es cuando estas dos glándulas cerebrales no producen hormonas de forma adecuada y en consecuencia los ovarios cesan su actividad y “desaparece” la regla.

Con la información de la SEF junto con la de Nadia Caroppo, una especialista en Unidad de Reproducción Asistida del grupo hospitalario Quirón, se puede decir que la menstruación puede retrasarse por muchas otras causas que no involucran un bebé:

  • Alteraciones hormonales. Si la fase folicular —en la que crece el folículo que contendrá el óvulo— falla, no crece el folículo y no se ovula, por lo tanto, la regla tarda más en llegar de lo normal.
  • Ovarios poliquísticos (SOP), que es cuando el óvulo se queda en el ovario y no fecunda. Según la sexóloga Ysabel Velásquez, este trastorno metabólico está asociado con un síndrome de resistencia a la insulina. No es una patología grave y es más común de lo que se cree. Afecta hasta al 30% de las mujeres en edad fértil, así que consulta a tu médico si crees que padeces de ello.
  • Hipotiroidismo. Una glándula tiroides hiperactiva puede causar esta irregularidad menstrual, ya que no hay una secreción normal de hormonas.
  • Secreción excesiva de la prolactina, que es la hormona de la lactancia producida en la hipófisis. Con este aumento anómalo de ella, se inhiben las funciones de las hormonas creadas por la glándula de donde se origina, frenando la actividad del ovario.
  • Menopausia precoz, que consiste en no tener suficiente cantidad de óvulos. Velásquez indica que esta puede ocurrir a partir de los treinta años por factores genéticos, aunque también puede ser síntoma de una enfermedad como el cáncer o la consecuencia de haber sufrido un tumor cerebral. No es tan común, pero puede pasar, por eso es importante acudir a un profesional.
Painting Underwear GIF by Headexplodie - Find & Share on GIPHY

No todo tiene que ver con el ciclo sexual, así que entre los otros motivos están:

  • Uso de antidepresivos. Procura siempre mantener la dosis bajo control y no tomarlos sin un récipe médico dado por un buen psiquiatra. 
  • Uso incorrecto de pastillas anticonceptivas. Si no les agarras el truco, pueden fastidiarte la vida.
  • Estrés o enfermedades psiquiátricas como la depresión y la ansiedad. Los trastornos que vienen con una tensión emocional constante pueden afectar la estimulación de la hipófisis, la glándula responsable de secretar todas las hormonas necesarias para sangrar.
  • Desórdenes alimenticios, como bulimia, anorexia o una dieta pésima. Si hay una mala alimentación, hay poca asunción de proteínas y grasa, las cuales son necesarias para producir hormonas.
  • Actividad física intensa. Un ejercicio tan constante puede reducir la producción de grasa en tu cuerpo y por lo tanto, hacerte llegar a un peso muy bajo que no permite generes suficientes hormonas femeninas, según la doctora. Ysabel Velásquez complementa que esto provoca un estrés oxidativo que prácticamente le dice al cerebro que no es momento de prepararse para un embarazo, por lo que se deja de menstruar y esto puede durar incluso un año.

Para evitar esa espera frustrante por la regla es recomendable que consideres qué es lo que verdaderamente está provocando este retraso. Después de repasar opciones y descubrirlo, sería ideal hacer lo posible por mantener una buena salud mental, mejorar los hábitos alimenticios y tener un plan de ejercicio que se corresponda con tus necesidades. Todo en su debido tiempo, por supuesto, estas cosas no se arreglan de la noche a la mañana, la paciencia es clave. 

De la mano de tu ginecólogo y endocrinólogo estarás bien. Y si quieres hacer un esfuerzo adicional, siempre puedes consultar a un nutricionista o entrenador personal para que así estés más orientada sobre dietas y rutinas que no provoquen una pérdida exagerada de masa muscular.

Luego de dedicarte así a tí misma, ya verás que la amiga del mes no tardará en venir.

Hell Yeah Pms GIF by U by Kotex Brand - Find & Share on GIPHY
TheA logo
Más artículos
Puede que los ‘fanfictions’ hayan influido en tu sexualidad