Mujeres históricas que tuvieron que vestirse diferente para ser tomadas en cuenta

El término «power dress» surgió como una denominación real a mediados de los 70’s y 80’s; para ese momento, el ambiente político y de negocios estaba tradicionalmente dominado por hombres, y las mujeres, que querían emigrar a la fuerza laboral, recurrieron a este “estilo de moda” para exaltar a su autoridad en su entorno profesional.

Es así como el término que se volvió popular en los manuales de John T. Molloy, Dress for success y Women: dress for success, que sugerían un código de vestimenta específico para que las mujeres fueran tomadas en cuenta entre un mar de hombres.

Sin embargo, existen personajes que utilizaron esta filosofía mucho antes de que Molloy le otorgara un nombre. La ropa, desde épocas remotas, hablaba del estatus y el poder de las personas en la vida social, y estas mujeres lo sabían. 

Incluso hoy en día es común que utilicemos la ropa para moldear nuestra identidad pública. Solo hace falta ver a los políticos, las Primeras Damas y las celebridades para comprobarlo. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Aquella vez que no usé pantalones por cinco días