Por qué nadie está hablando de la nueva colección de Jeremy Scott

Estamos acostumbrados a que las pasarelas de Jeremy Scott sean caóticas. Humo, modelos con accesorios ostentosos, diseños que solo tienen cabida en un desfile de moda y una que otra explosión de colores que desafía el buen gusto de las combinaciones; todos sus shows tienen escrito en letras grandes que Scott NO se guía por las reglas de la industria, y hasta su última colección, estábamos bien con eso.

Como si Jeremy Scott planeara redefinir el significado de la palabra caótico, su presentación en la Semana de la Moda de Nueva York logró justo eso. Y no por la ropa. Según los críticos, esta ha sido una de las mejores colecciones de Scott en un buen tiempo; y si nos guiamos por sus opiniones, esta es posiblemente la única colección que los críticos han apoyado tan abiertamente desde que Jeremy pisó las pasarelas del Fashion Week neoyorquino.

Pero en este caso, cuando decimos “caótico” nos referimos a la docena de espectadores que no pudieron entrar al show después de esperar horas fuera de las puertas porque estaba “sobrereservado”. Por más de que este es un escenario clásico cuando comienza la semana de la moda, el show no estaba colapsado por los característicos “gate-crashers”, sino que 45 minutos después de la hora pautada para el show, los guardias de seguridad le dijeron a editores de Elle, Cosmo, Nylon, Teen Vogue, Marie Claire, Interview, Refinery29 y The Cut que estaban esperando a las afueras del lugar, que no podrían pasar al desfile y los dirigieron a un cuarto para que pudieran “disfrutar del livestream” de la pasarela de Jeremy Scott.

Razón por la que hasta el sol de hoy nadie está hablando de la “mejor” colección del diseñador estadounidense, sino de los problemas técnicos que surgieron antes del espectáculo. Al parecer, la desorganización surgió gracias a los fanáticos de Kylie Jenner, que con esperanzas de verla o incluso poder entrar al show, abarrotaron la calle y alargaron la fila de invitados muchísimo más de lo pensado.

Según las personas que sí lograron entrar, la más pequeña del dúo Jenner estaba grabando un episodio de «Keeping Up with the Kardashians» y la sala ya había llegado a “su máxima capacidad”. Aun cuando gran parte de los invitados que no pudieron entrar sí tenían asignado un asiento, los encargados de las relaciones públicas de la marca y los guardias de seguridad les dijeron, después de mandarlos a ver la transmisión en vivo, que “sus asientos ya habían sido ocupados”.  

View this post on Instagram

The World According To Kylie Jenner #r29fw

A post shared by Erin Cunningham (@erinecunningham) on

Al final, la mayoría de los editores que fueron despachados del evento ni siquiera comentaron sobre el debut de Jeremy en la Semana de la Moda y mucho menos sobre sus nuevas propuestas artísticas; aunque Kylie se encargó de documentar su pasarela, la mala publicidad y críticas que recibió el diseñador por la desorganización probablemente opaquen su presentación Fall/Winter

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Seguí una rutina de belleza libre de crueldad en Venezuela por una semana