Ulrikke Hoyer es “demasiado grande” para estar en una pasarela de Louis Vuitton

Cada cierto tiempo una historia controversial sobre el peso de las modelos llega a las noticias: despidos innecesarios, críticas a los agentes de casting y una que otra mujer que fue rechazada para una campaña de moda porque tenía un cuarto de kilo de más. 

Sin embargo, después de medir los índices de diversidad en las últimas semanas de la moda, pensábamos que las controversias por el peso de las modelos habían llegado a su fin. Tan solo el último New York Fashion Week se había ganado el título de la semana con más diversidad que nunca en la pasarela, por lo que supusimos que ya la industria había entendido que el peso y la raza no lo son todo.

Al parecer, nos habíamos equivocado.

Ulrikke Hoyer, una modelo danesa de 20 años, fue cancelada del show crucero de Louis Vuitton, después de viajar a Tokio, por ser “muy grande”. Cabe acotar que su cintura es de 24 pulgadas (60,96 centímetros) y mide 1,78. 

View this post on Instagram

I just returned from Tokyo/Japan, where Louis Vuitton held a beautiful cruise show in Kyoto, I just never made it to Kyoto cause I was canceled for the show due to being ‘too big’. (I’m a size 34-36) Ashley Brokaw’s caster Alexia had said that there had been some problems during the fitting. According to her I had “a very bloated stomach”, “bloated face”, and urged me to starve myself with this statement “Ulrikke needs to drink only water for the next 24 hours”. I was shocked when I heard it. I woke up at 2am and was extremely hungry. The breakfast started at 6:30am – I had the absolute minimum. I was afraid to meet Alexia so my luck she didn’t arrive until 8am, when my plate was taken off the table. She said good morning to me and the other girls and looked at me, then down on my non-existent plate and up at me again. She was checking if I had been eating food. At 7pm my mother agent from Denmark called my to tell the sad news that Louis Vuitton had chosen to cancel me from the show without the refitting and that I was going to be sent back home. Not only did I have a belly, my face was puffy now also my back was a problem. I am glad I’m 20 years old with an elite sports background and not a 15 year old girl, who are new to this and unsure about herself, because I have no doubt that I would then have ended up very sick and scarred long into my adult life. TO READ THE FULL STORY CLICK IN MY BIO!!!!!!! #LVCruise2018 #mistreatmentofmodels #AshleyBrokaw #thefutureisfemale #sowhyeatingdisorders #youknowitstrue #shareifyoucare #jamespscully

A post shared by Ulrikke Hoyer (@ulrikkehoyer) on

La agente del casting del show Cruise 2018 que se presentaría en Kyoto, Japón, decidió que las medidas de Ulrikke ya no funcionaban para la firma, aun cuando ya le habían probado la ropa antes de viajar y le confirmaron que estaba entre la lista de modelos. Según Hoyer en el primer fitting, su cintura media 0.5 cm más, por lo que llegó a Tokio emocionada de que había logrado bajar algo de peso antes de la pasarela. Solo para encontrarse con que “su cara estaba hinchada”, “su barriga estaba hinchada” y su “espalda era un problema” para la directora de casting, Ashley Browak, y su ayudante, Alexia Cheval.

La solución de Cheval, cuando vio que Hoyer no cumplía con sus expectativas, incluso cuando pesaba y media menos que antes, fue ordenarle que “tomara solamente agua durante las próximas 24 horas”. En pocas palabras, que se muriera de hambre después de 23 horas en un avión y una jornada de desfiles por venir.

Considerando que Hoyer no solo ya había modelado con Louis Vuitton antes, en el show fall 2016 y en el Cruise de Rio de Janeiro, sino que ha desfilado para gigantes como Valentino, Versace, Hugo Boss, John Galliano y Elie Saab, Vogue la nombró como “la niña ideal de Ghesquière (el director creativo de LV)” y el New York Times la eligió como la número uno en la lista de “new models to watch”

Sin siquiera esperar las 24 horas previstas para la tercera prueba de vestuario, la agente francesa de Hoyer la llamó para informarle que Louis Vuitton había decidido sacarla del show completamente, y que en las próximas horas estaría viajando de nuevo a su casa.

Esta vez, Ulrikke Hoyer aprovechó las redes sociales para contar su experiencia. “Esto no se trata de que me hayan cancelado del show, ya me ha pasado. A veces se gana y a veces se pierde, así es el juego. Pero no puedo aceptar la ‘normalidad’ en el comportamiento de personas como estas”.

View this post on Instagram

✊🏼 #everyday#2015

A post shared by Ulrikke Hoyer (@ulrikkehoyer) on

Después de que la controversia se hizo pública, la directora de casting, Ashley Browak, negó haberle dicho a Hoyer que dejara de comer, sino que le sugirió a “todas las modelos” que tomaran agua para “combatir el jet lag”. Así que como respuesta, Browak llamó a todo el asunto con Hoyer un “malentendido”. Sin embargo, Ulrikke se apega a su historia.

“I didn’t write this story to have other people say, ‘Oh poor thing!’ or anything like that. I don’t want people to feel sorry for me because I don’t care that I didn’t do that show — I have been cancelled from shows before. It’s more about speaking out about these huge problems that are in the industry and some of the really big high end fashion houses are part of these problems”

Entre todo el caos, la directora de casting de Louis Vuitton se disculpó públicamente con la excusa de que “no había más nada que pudieran hacer”. Mientras que Ulrikke Hoyer sigue dando entrevistas sobre su experiencia, resaltando cómo este tipo de cosas le ocurren a niñas que sí tienen problemas de autoestima y pueden desencadenar problemas mayores. Sea cual sea la verdadera historia, la mayoría de las personas no están del lado de Louis Vuitton.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
La mirada masculina en la moda femenina y el desbalance entre la realidad y la ficción