La retroalimentación que existe entre la política y la moda

La retroalimentación que existe entre la política y la moda

A lo largo de los años, la definición de la moda se ha ido reinventando según su uso: en algún momento se percibió como algo necesario para la supervivencia, luego como un símbolo de estatus social ―durante la época isabelina, por ejemplo, se escribieron las leyes suntuarias, designando un código de vestimenta para hombres y mujeres de diversos contextos socioeconómicos―, y hoy en día se considera un método de expresión personal con tendencias que mutan en instantes, propulsor importante de la economía mundial. No obstante, uno de los aspectos que todos estos momentos históricos tienen en común es que durante ellos, algún grupo de personas tomó la indumentaria para comunicar un mensaje político y social, agregando otro matiz y otra finalidad a la ropa. 

Como resultado de la globalización y las múltiples luchas sociales que tienen lugar hoy en día, los límites que definen dónde termina la moda y comienza la protesta son borrosos. El punto en el cual se entrelazan ambos mundos podemos identificarlo al analizar el pasado, cuando grupos con fines políticos utilizaron la moda para reafirmar su causa, algo que sigue sucediendo en la actualidad. Algunas de estas propuestas de vestimenta llegaron a convertirse en tendencias utilizadas internacionalmente, de las cuales no siempre conocemos su turbulenta historia.

Como dijo Coco Chanel:

La moda no es algo que existe solo en los vestidos; la moda es algo en el aire. Es el viento el que sopla en la nueva moda: lo hueles. La moda está en el cielo, en la calle, la moda tiene que ver con las ideas, la forma en que vivimos, lo que está sucediendo.

Protestas del pasado 

Es difícil determinar quiénes fueron las primeras personas que utilizaron la moda para comunicar un mensaje puesto que, así como con otros procesos sociales, pudo estar sucediendo simultáneamente en varias partes del mundo. Lo que sí sabemos es que desde las primeras revoluciones se utilizaron ciertas insignias visibles para poder distinguir los bandos a los cuales pertenecían los participantes.

 Uniforms of the French Revolutionary Wars
Uniforms of the French Revolutionary Wars 1789-1802 de Philip J. Haythornthwaite y Christopher Warner
Amazon

Tomando en cuenta estas primeras propuestas, se dieron varios movimientos políticos alrededor del mundo que establecieron uniformes para los protestantes identificados con la causa. Uno de los ejemplos más famosos es el de las sufragistas británicas en 1900, quienes vestían los colores de su bandera ―verde, morado y blanco― para distinguirse entre los demás. Según ellas, lucir vestidos femeninos, clásicos de la época, mientras llevaban puestos los colores que representaban al movimiento era una forma de esconderse en plena vista y, al mismo tiempo, llevar un mensaje.

Moda sufragistas
Anna Howard Shaw y Carrie Chapman Catt lideran una marcha de 20.000 personas en la Quinta Avenida de Nueva York en 1915 
AP

Otro ejemplo fue el Black Panther Party —Partido Pantera Negra en español—, integrado por afroamericanos que en los sesenta monitoreaban el comportamiento brutal de los grupos policiales en contra de las personas negras. Vestían chaquetas de cuero y boinas negras, entre otros distintivos. A pesar de las controversias que trajo consigo el movimiento, la huella que dejó en la historia de Estados Unidos se hace evidente al ver protestas parecidas en épocas recientes. 

Black Panthers moda
Miembros del Partido Pantera Negra discuten con un oficial luego de que este los desarmara en mayo de 1967
AP Photo/CPArchivePhoto

Poco después, los diseñadores empezaron a integrar dentro de sus colecciones elementos o prendas que comunicaran un mensaje político. Uno de los momentos más icónicos para la industria de la indumentaria y para la protesta fue cuando la diseñadora Katharine Hamnett conoció a Margaret Thatcher con una camisa que decía “58% DON’T WANT PERSHING” (“%58 NO QUIERE PERSHING”), en referencia a la controversia del misil guiado Pershing II de Estados Unidos que se desplegó a Alemania Occidental. El chisme histórico se lo contó Hamnett a Times: «Ella no se dio cuenta al principio, pero luego miró hacia abajo y se asustó. Después, rápidamente, dijo: ‘Oh, bueno, no tenemos a Pershing aquí, así que tal vez estás en la fiesta equivocada’. Pensé que era bastante grosero porque ella me había invitado”. 

 Margaret Thatcher conoce a la diseñadora Katharine Hamnett
Margaret Thatcher conoce a la diseñadora Katharine Hamnett en 1984
AP

Cómo protestas del pasado cobran relevancia en el presente

Cuando se encuentran en busca inspiración, muchos movimientos políticos indagan sobre iniciativas anteriores, rescatando ciertos elementos de ellas para incorporarlos en protestas actuales con motivos afines. En febrero del 2019, durante el Discurso del Estado de Unión ―reunión en la que el presidente habla al Congreso sobre la situación actual del país― del presidente Donald J. Trump, las mujeres del partido demócrata vistieron de blanco como oda a las sufragistas, para hacer la declaración tácita de que tomarían acciones pertinentes para retar el status quo en Washington.

 Discurso del Estado de Unión del presidente Donald Trump
Nancy Pelosi (centro) junto con otras mujeres, posando para una foto antes del Discurso del Estado de Unión del presidente Donald J. Trump el 5 de febrero en Washington 
Alex Brandon

De manera similar, Beyoncé y  sus bailarinas vistieron las boinas y el cuero de las Panteras Negras durante el show de la cantante en el Super Bowl del año 2016. El vestuario hacía referencia, entonces, a la exigencia de que los derechos de las personas afroamericanas se hicieran respetar, a propósito del movimiento #BlackLivesMatter y las protestas que tenían lugar en ese momento.

Para la edición número 75 de los Golden Globes, por otro lado, los invitados ―especialmente las mujeres― tomaron el color negro para darle imagen al movimiento #TimesUp que protestaba en contra del acoso y el abuso sexual dentro de Hollywood a raíz de las  denuncias de varias mujeres.

Recientemente, Katharine Hamnett volvió a hacer una declaración mediante las franelas de frases controversiales. La diseñadora sacó una nueva línea de camisas que hacían referencia a varios temas que son relevantes en la actualidad, como lo es el de Brexit, por ejemplo, sobre el cual Hamnett solo tiene una petición que hacer: que lo cancelen. 

Katharine Hamnett con su camisa diciendo “Cancelen Brexit”
BENJAMIN MCMAHON / NATIONAL PORTRAIT GALLERY

Así, varios diseñadores han integrado elementos del pasado a sus creaciones con la intención de hacer de sus desfiles un espacio para la protesta. A pesar de ser temas calientes para el momento, la cantidad de mensajes que se emiten a nivel mundial sobre el consumismo, el cambio climático o el feminismo hacen que estos pequeños momentos en las pasarelas parezcan poco trascendentales. 

Missoni protestando por la igualdad de derechos de la mujer en 2017
Missoni protestando por la igualdad de derechos de la mujer en 2017
REUTERS

Un ejemplo son las bandanas blancas utilizadas por marcas como Tommy Hilfiger, Dior, Diane von Furstenberg, Prabal Gurung, 3.1 Phillip Lim y Thakoon durante las semanas de la moda de 2017 para defender la inclusividad y la acción solidaria en respuesta al veto migratorio de Trump mediante el movimiento #TiedTogether.

Tommy Hilfiger moda controversial
Las modelos de Tommy Hilfiger con la bandana blanca durante el desfile
GETTY

Este movimiento quizás hizo bastante revuelo en el momento, pero el impacto real que tuvo sobre la detención de las políticas migratorias que implementó Trump fue cuestionable, aunque los intentos de visibilizar una problemática siempre serán beneficiosos. 

Tendencias derivadas de protestas políticas

Independientemente de que la razón original para el uso de las piezas haya sido político, muchas casas de moda integran elementos pertenecientes a luchas sociales dentro de sus colecciones y eventualmente los convierten en tendencia, lo cual genera, paradójicamente, bastante desinformación sobre el motivo inicial para portar los distintivos.

Hemos visto las banderas blancas colgadas de jeans y carteras, y siendo llevadas en el pelo por personas que probablemente no sepan que su uso inicial fue promover la unión solidaria humana. 

Bandana blanca en la moda
Bandana blanca como tendencia de moda
The Business of Fashion

Las camisetas con frases se han vuelto una tendencia global, portando todo tipo de mensajes, algunos con la finalidad de comunicar algo importante y otras con frases como “odio los lunes”. Esto no significa que el segundo ejemplo esté mal, sino que diluye la información importante cuando todo se mezcla en internet.

En la era de la información, la visibilidad de los temas políticos realmente relevantes es sometida a algoritmos y filtrada por personas que no siempre tienen las mejores intenciones al regular el contenido que publican o censuran, logrando que solo un poco de la información logre ser visible a los ojos del mundo por tan solo unos minutos.

We Should All Be Feminists
Las camisetas de “We Should All Be Feminists” (“Todos deberíamos ser feministas”) de Dior
Jacopo Raule/Getty Images


Es paradójico que en lo que llamamos la era de la información los mensajes que realmente importan estén en desventaja a causa de algoritmos y el ruido que se genera al colindar tantos esfuerzos por “romper el internet”. Quizás lo mejor que podemos hacer al respecto es tomar las oportunidades que tenemos para educar a otros no solo sobre los movimientos que se estén llevando a cabo, sino sobre los problemas que buscan atacar. Así, quizás la sostenibilidad y el cambio climático lleguen a ser más que hashtags.

TheA logo
Más artículos
estética cowboy
La masculinidad homoerótica y la tendencia ‘cowboy’ en la moda