¿Por qué ‘gender neutral’ no debería significar ser flojos o acabar con los colores?

La realidad del body positivity, el auge de la libertad de identidad sexual y las consecuencias de gusto minimalista, le hicieron creer a las marcas que podían dejar de utilizar colores vivos, faldas o cualquier otra cosa que no sea masculina para hacer que una prenda sea gender neutral.

Es cierto, puede ser algo confuso. Muchos conceptos millennials están tomando el cargo de los nuevos gustos y las nuevas necesidades del mercado, pero no es excusa para ser flojos.

C’mon, fashion!

Esta es una tendencia que lleva varios términos de acuerdo a las distintas marcas en la industria de la moda. Algunos la llaman gender neutral, pero también la señalan como nongender y ungendered. Qué creativos, ¿no?

Leer: Discutiendo el mundo post-gender con Sofía Rangel

Consiste prácticamente en utilizar colores como beige, gris, negro, colores militares y el clásico denim que, aunque sí combinan con esa onda austera, no es lo único que pueden usar para ampliar su rango de compradores y denominarse a sí mismos como empresas progresistas. Solo que no tienen nada de progresista asignarle estilos misóginos y colores apagados, por miedo a herir la sexualidad de los macho man.

Leer: ¿Por qué lo andrógeno o unisex en realidad solo es masculino?

El caso más actual es la de la nueva colección para niños de Abercrombie Kids. El cual fue acusado por el blog de Them US, de aprovecharse del nombre de esta tendencia para hacer prendas, perdonen mi francés, «Cualquier v*ina».

Sin embargo, todo este mal uso de colores, estampados y diseños también desembocan en otro problema tal vez aún mayor. Sabemos que los colores amarillo, verde, rojo y marrón también caben dentro de la categoría gender neutral, pero ¿por qué debería existir una categoría en primer lugar?

La lucha de marcas como Abercrombie y otras como Selfridges, ASOS, River Island y hasta Zara (que lanzó su primera colección gender neutral en el 2016) está más enfocada en marcar la diferencia y crear una pantalla modernista que en aceptar que estos materiales, cortes y colores no deberían caer dentro de un género. Si un niño usa rosado entonces ¿está destruyendo toda la campaña de libertad de identidad sexual? Pero una niña sí puede usar una sudadera holgada azul.

En otras palabras, tienen más ganas de complacer al mercado y de que sus publicidades se vean lindas, que de verdad llevar esta propuesta a un límite y ofrecer un aporte serio. Mejor que vender puros trapos de hombres y llamarlo neutral. Para eso prefiero usar la franela de pijama de mi novio y llamar a mis gustos groundbreaking.

Leer: Cuando el ‘body poisitivity’ sale mal

Son demasiadas las dudas con respecto a qué quiere sacar el mundo de esto y la moda está en una especie de etapa de experimentación en la que prefiere llamarse progresista en lugar de serlo.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
¿Por qué tanta nostalgia por los noventa?