La mirada masculina en la moda femenina y el desbalance entre la realidad y la ficción

Los hilos que atraviesan el tejido social están indiscutiblemente entrelazados: existe una reciprocidad entre el arte, la moda, el cine, la música y lo que sucede en el mundo. Esto permite que los productos de los creativos influyan en las dinámicas sociales que se desprenden de ellos, pues la mirada y la intención con las que se producen las piezas repercute en la forma en que estas son percibidas y la moda es un ejemplo de esto.

Durante muchos años, los nombres detrás de las más grandes obras pertenecían a hombres y aunque hoy en día existe más diversidad de género en estos medios, en la industria de la moda el puesto de director creativo de las casas suele rotarse entre candidatos masculinos. 

Laura Mulvey, teórica de cine, acuñó el término male gaze o “mirada masculina” para referirse a la manera en que la representación de la mujer se construye de acuerdo al criterio de los hombres. Incluso antes de la intervención de Mulvey en el mundo cinematográfico, la mirada masculina era evidente en el arte, donde representaciones de mujeres desnudas o semidesnudas eran habituales y las actividades en las que se les retrataba con frecuencia giraban en torno a una narrativa machista. 

mirada masculina matisse

El arte, en este caso, sirve como plataforma para representar los estándares y las expectativas adjuntas a la visión que el hombre tiene de la mujer. Debido a la estrecha relación que existe entre el arte y la moda, la sexualización y un ideal absurdo de la mujer son transmitidos de una disciplina a otra. Esta percepción, a su vez, es asimilada por el resto de la gente y cobra vida en los intercambios sociales que suceden a diario.

mirada masculina moda marilyn monroe

Billy Wilder, director de La comezón del séptimo año, seguramente imaginó a Marilyn Monroe interpretando a una mujer atractiva, tonta e inocentemente sensual, una descripción capaz de llamar la atención de los hombres de la época y que le dio forma a la manera en que otros la perciben. La imagen de “sex symbol” que posteriormente se le atribuyó a Monroe también cambió el modo en que se dirigían a ella.

mirada masculina moda marilyn revista

Gran parte de lo que permitió construir este personaje que conocemos tuvo que ver con la vestimenta que portaba Monroe, la cual acompañaba siempre con un maquillaje seductor que recibió el nombre de “bedroom eyes” y era elaborado por Whitey Snyder para cada ocasión. La mirada masculina dio origen a este ideal de la actriz y en consecuencia, determinó la ropa y el maquillaje que esta usaba. No solo creó expectativas en la mente del público sino que Monroe terminó por adaptarse al estereotipo en torno al cual giraba su imagen.

male gaze marilyn monroe

Así como gracias a la mirada masculina se creaban personajes a través de atuendos, maquillajes y actuaciones, hoy en día las mujeres estamos sometidas, a veces inconscientemente, a lo que los hombres creen que proyectamos al utilizar alguna prenda. Puesto que un pequeño porcentaje de marcas de moda ―menos del 15% según una encuesta realizada por Business of Fashion― están a cargo de mujeres, lo que vemos en las pasarelas, las alfombras rojas y las calles muchas veces se produce con un ideal inalcanzable de la mujer en mente.

El diseñador Marc Jacobs, por ejemplo, promocionó su perfume Oh, Lola! con una publicidad protagonizada por Dakota Fanning cuando ella apenas tenía 13 años de edad. El nombre de la fragancia es un tributo a Lolita, novela de Vladimir Nabokov en la que un hombre mayor tiene una relación sexual con una niña de 12 años. Si el diseñador deliberadamente colocó a Fanning en esta posición ―prestemos especial atención al frasco entre sus piernas―, es fácil intuir lo que el diseñador imaginaba para la mujer que portara este perfume

mirada masculina moda dakota fanning

Christian Louboutin también ha dejado bastante claro cuál es la mujer que tiene en mente cuando imagina a alguien portando su icónica suela roja. Una de sus citas más famosas dice: “Una mujer puede ser sexy, encantadora, ingeniosa o tímida con sus zapatos. Lo que siempre trato de recordar es que los pies están unidos a las piernas y que deben prolongar la silueta. El zapato alarga la pierna y lo hace discretamente. El objetivo es lograr que la gente mire las piernas de una mujer. Todo se trata de las piernas. No, no se trata de la pierna. Se trata de la mujer”. Tomando esto en cuenta, es probable que Louboutin no diseñe pensando en la mujer que quiere ir cómoda al trabajo o en aquella que se dirige con prisa a buscar a sus hijos en el colegio luego de ir a la oficina, o quizás en la que no sabe mucho de moda pero que se esfuerza por mejorar su vestimenta. Louboutin piensa, tal vez, en una silueta alargada caminando de espaldas, meneando las caderas de lado a lado mientras se refleja su icónica suela roja al ras del piso. 

Un buen zapato no es el que te viste, sino el que te desviste.

Christian Louboutin
mirada masculina christian louboutin

Mientras tanto, aquello que se realice a través de lo que se denomina “female gaze” o “mirada femenina” resultará en productos en los que la figura de la mujer será más realista y menos caricaturesca o estereotípica.

Las diferencias entre la mirada masculina y la femenina han podido verse en repetidas ocasiones sobre la pasarela. En el caso de Versace, tenemos los diseños de Gianni y Donatella Versace quienes ejecutaron una misma ideología de manera distinta. El diseñador expresó en varias ocasiones que quería hacer sentir bella a la mujer, cuya silueta era su favorita para vestir, y también hizo evidente en sus piezas y publicidades que para él la figura femenina era poderosa, estimulante, atractiva e irresistible. 

mirada masculina versace

Luego del asesinato de Gianni Versace, Donatella, su hermana, heredó el 20% de la compañía y se convirtió en vicepresidente y directora creativa de la misma. Si bien mantuvo la estética extravagante por la que se caracterizaba la casa cuyo logo es la cara de Medusa, aterrizó un poco el ideal de la mujer. En sus palabras: “Una mujer de negocios necesita una combinación exitosa de diseño y practicidad”. La colección primavera/verano 2017, la cual fue un tributo a su hermano, refleja exactamente cómo Donatella toma el legado de Gianni y lo convierte en una marca por y para la mujer. El éxito que ha tenido Versace en los últimos años es prueba del impacto que puede tener la mirada femenina en la moda. 

male gaze donatella versace

Otro momento en el que contrastaron la mirada masculina y la femenina fue cuando Phoebe Philo, antigua directora creativa de Celine, fue sustituida por Hedi Slimane después de su retiro

Los diseños de Philo hacían énfasis en la elegancia de la mujer, la cual destacaba a través del minimalismo. Además, la diseñadora modelaba sus propias piezas, asegurándose de que la mujer real —esa que no es modelo— pudiese usar su ropa y sentirse cómoda con ella. Por otro lado, Philo no creía en hacer que la moda fuese difícil, contrastando con la opinión de Louboutin, quien nunca quiere escuchar que un zapato suyo se ve cómodo. Con sus palabras, acciones y diseños, la directora creativa británica hizo de Celine una marca pensada para la mujer estándar que desea verse sofisticada.

mirada masculina phoebe philo

La marca, adorada por millones de mujeres alrededor del mundo dada su sofisticación y elegancia, alteró su esencia cuando cambió de director creativo y se subscribió a la estética trasnochada de Hedi Slimane, despidiéndose de la tilde que acompañaba a su nombre en el proceso. Mientras que muchas celebridades adoptaron el nuevo estilo de Celine casi de inmediato, los críticos lamentaron la pérdida del legado de Philo. 

mirada masculina hedi slimane
A model walks the runway during the Celine show as part of the Paris Fashion Week Womenswear Spring/Summer 2019 on September 28, 2018 in Paris, France.

Sin embargo, no todos los diseñadores masculinos se suscriben a esta idealización u cosificación de la mujer. Dries Van Noten, por ejemplo, se caracteriza por darles a las mujeres una mezcla perfecta de arte, diversión y practicidad. 

moda dries van noten

Ser conscientes de cómo la mirada masculina se plasma en las piezas que recorren las pasarelas nos permite entender que al utilizar estas prendas diseñadas con esta imagen a veces idealizada y sexualizada en mente, transmitimos algún porcentaje de la visión original de los directores creativos, alimentando una concepción de la mujer que no es tan fiel a su realidad. Tener una comprensión holística del tema nos exige tener un ojo crítico y una voz clara al momento de vestir. Además, despierta en nosotras las ganas de crear caminos que hagan posible que la mirada femenina haga más ruido en la industria de la moda. 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Una estilista planeó mis atuendos por 6 días