El empoderamiento es lo que le vende maquillaje a los millennials

Las industrias pretenden conocer todo sobre los millennials. Estudios, experimentos e investigaciones se han visto obligados a convertirnos en sus objetos de estudio con el fin de entender nuestros comportamientos y preferencias; por el mero hecho de que, quiéranlo o no, en un mercado tan amplio les tocó identificarnos como target.

Y eso requiere conocer qué razón mística, científica o empírica nos mueve.

Así que en el camino de diseccionar una generación que ni siquiera se conoce a sí misma, la industria de la belleza ha probado, mediante ensayo y error, cuál es el mejor lenguaje para traducir sus campañas en números en el banco.

Los millennials ocupan el puesto como la generación que conquistó la industria de cosméticos, representando la parte más grande del mercado actualmente; por lo tanto, a las empresas multimillonarias no les ha quedado de otra que ponernos bajo la lupa.

En este caso, Moj Mahdara, la CEO de Beautycon, un festival de cosméticos que se lleva a cabo en varias ciudades, no solo nos ha puesto bajo la lupa, sino que también ha sacado las herramientas pesadas para exprimir todo el potencial que pueda de nosotros.

En un principio, Beautycon nació como un evento privado pensado únicamente para bloggers, una reunión de 30 niñas en un mismo salón hablando de maquillaje, pero a medida que el emprendimiento agarraba forma, y Mahdara tomaba las riendas, evolucionó a un proyecto más enfocado en los consumidores.

Nosotros.

Así que ¿quién mejor que Mahdara para decirnos lo que necesitamos?

“¿Y si pudieras tomar a Sephora y a Coachella y comprimirla en una sola cosa?”

Con ahora veinte mil asistentes en cada edición, Mahdara aprovechó la oportunidad para darle protagonismo a la comunidad que se esconde detrás de usuarios digitales y adaptar su código lingüístico al lenguaje de auto-empoderamiento de Instagram.

Incluso, cuando la industria reconoce que su comunicación hacia los Gen Z está impregnada de lineamientos establecidos por las redes sociales, y gran parte de los íconos que este rango generacional venera, los millennials son el mix entre las nuevas tendencias digitales y lo clásico.

En pocas palabras: un día podemos imitar los rasgos de Kylie Jenner y el otro inspirarnos en un maquillaje de Lady Di. Así de camaleónicos.

En el proceso, las empresas usan a los influencers como herramienta para comunicar sus nuevos mensajes de auto-empoderamiento extraídos de Instagram. Con lemas y valores en pro a la diversidad y aceptación, las marcas han adoptado el discurso del auto-empoderamiento que las redes pusieron de moda para resaltar como marca.

Por lo cual es de lo más común posicionarse con influencers que practican los mismos discursos.

En palabras de Mahdara, que está consciente de que no es el tipo de mujer “que aparece en la portada de una revista”, la nueva ola de innovación para la industria reside en mensajes que promuevan la aceptación, la diversidad y el empoderamiento.

Tres valores que se han convertido en la “carta bajo la manga” de cualquier empresa con el mínimo interés de dirigirse a los millennials.

Así de fácil somos de convencer. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
¿Cuáles son las consecuencias del ‘ugly fashion’?