Ahora Gucci hace memes para vender relojes

Cuando pensamos que lo habíamos visto todo, Gucci decide basar toda su campaña publicitaria en memes.

Sí, la firma de lujo italiana con 96 años en la cima consideró que la mejor forma de vender relojes de más de mil dólares era a través de unidades mínimas de información cultural, conocidas como “memes”. 

En su nueva campaña #TFWGucci (That Feel When Gucci), la casa de diseño debuta un proyecto de arte colaborativo que reúne a diseñadores especialistas en memes al rededor del mundo (sí, eso existe) para crear elementos de difusión cultural que partan de las imágenes de la colección de relojes #LeMarchédesMerveilles o que ofrezcan nuevas ideas para que la misma marca desarrolle la publicidad. 

Por más de que a primera vista es una buena iniciativa, no podemos evitar relacionar este movimiento publicitario con las expresiones “pavas” de nuestras mamás/tías/abuelas cuya única misión -además de hacernos pasar pena- es mezclarse con la “juventud de hoy en día”. 

Mientras que algunas personas están aplaudiendo la iniciativa de Gucci, aun algunos de nosotros estamos tratando de descifrar la yuxtaposición de la firma italiana. Sin embargo, no podemos decir que no lo veíamos venir; desde que Alessandro Michele, el director creativo de Gucci, entró a la empresa, la misión de la marca ha sido “involucrarse con una comunidad creativa más amplia” a la que normalmente estábamos acostumbrados, viviendo de una de las marcas con más recorrido en el mundo de la moda.

Ahora que lo comparamos con el Gucci fundado en 1921, podemos aventurarnos a decir que Guccio Gucci puede estar más confundido que nosotras por la nueva dirección de su tienda. Empezando porque lo que comenzó como un taller artesanal exclusivo para personas de alto perfil, ahora está dirigiendo sus planes a una generación que no puede costearse un reloj de mil dólares, mucho menos una cartera de tres mil. 

Gucci no es la única marca que está redefiniendo su target y persiguiendo a los millennials; Dolce & Gabbana también dio de qué hablar en la Semana de la Moda por sus franelas estampadas con la cara de Justin Bieber y los jeans con parches de emojis. Al contrario de la reacción que provocó D&G, que tenía más que ver con la deriva del prestigio que caracterizaba a su firma, Gucci está ocasionando muchas opiniones negativas en Internet por su “apropiación” del meme.

La queja principal es que uno de los contenidos de cultura más memorables de nuestra generación está siendo “capitalizado” sin piedad. Aunque la mayoría de los memes en realidad sí son buenos, algunos parecen demasiado Gucci, incluso para sus propios estándares.

View this post on Instagram

#TFWGucci The new generation of future-forward Gulf creativity, @christto_andrew is a dynamic duo making eye-popping images from their studio in Doha, Qatar. Christto Sanz and Andrew Weir hail from Puerto Rico and South Africa, respectively, and came together in 2012 to collaborate on bold photography and moving images that challenge perceptions about the Middle East, blending traditional symbols with jewel-toned surrealism. For #TFWGucci, they introduce us to a mysterious fashionista who holds a flaming rose while she casually checks her #LeMarchédesMerveilles watch. In the words of the viral but never basic @beigecardigan, she’s just too fire to waste time. – Text by @newterritories Read more through link in bio.

A post shared by Gucci (@gucci) on

Sin embargo, quiéranlo o no, la campaña publicitaria ha dado de qué hablar en la industria y aunque no podemos asegurar que eso se traducirá en ventas, al menos Gucci puede prepararse para estar bajo el reflector por un par de semanas más.

View this post on Instagram

#TFWGucci Derek Lucas, AKA @champagneemojis was inspired by the super-recent Arthur meme — the cartoon aardvark represents utter frustration with a clenched fist. New York-based photographer Benjamin Langford (@blangblang92) reinterpreted the meme through his own lens. Langford shoots flowers with a languorous, detached gaze, printing them larger-than-life. They represent the elusive illusion of authentic experience, a tantalizing beauty never quite reachable. For #TFWGucci, a #LeMarchédesMerveilles watch on his wrist and a bunch of flowers in his fist, Arthur is still frustrated. – Text by @kchayka. Discover more through link in bio.

A post shared by Gucci (@gucci) on

View this post on Instagram

#TFWGucci The work of LA-based artist @amanda_charchian is characterized by her uniquely female-focused approach to the Surrealist tradition. With mysterious, witchy characters—think a crystal-incrusted spider sculpture that trembles in the wind, or a circle of ginger women linked together by their braided hair—they’re impossible to forget. It’s no wonder that her career spans both the fine art and commercial fashion world, and has included both gallery shows and editorial commissions for Vogue Italia. Her collaborative memes for #TFWGucci with the hilarious @textsfromyourexistentialist create a feminine duo: sensual, funny, and unapologetic, with an underlying darkness from the eponymous philosophy. – Text by @tatianaberg. Discover more through link in bio.

A post shared by Gucci (@gucci) on

TheA logo
Más artículos
‘Victoria’s Secret Fashion Show’: el declive de una fantasía