Conocí a mi fashion icon en American Psycho

Desde que tengo la noción de que la moda es mucho más que juntar dos piezas lindas en tu outfit, la comodidad siempre ha sido mi prioridad. De nada me sirve llevar excesos o cosas hermosas si van a convertirse en una cruz para cargar al final del día. Para mí mi clóset está especialmente diseñado para darme seguridad, belleza y felicidad, como todo lo demás en mi vida.

Encontré a la profeta que me daría la razón cuando vi por primera vez la película de American Psycho, y aunque el estilo de Christian Bale también es un espectáculo, preferí el de la actriz no tan psicópata Chloë Sevigny. Solo que para entonces no sabía lo mucho que su estilo influiría en mí.

Para quienes no conocen a mi buena amiga Chloë, ella es una actriz y modelo nacida y criada en Nueva York. Probó el sabor de la fama con la película Kids en 1995 y desde entonces se le conoce como la It Girl de los 90. Incluso en el número noviembre de The New Yorker en 1994, fue descrita como the coolest girl in the world.

View this post on Instagram

@rickysaiz new @polaroid #testshoots

A post shared by Chloë Sevigny (@chloessevigny) on

¿Cómo no serlo? Todo sobre ella tiene un estilo impecable, su ropa, sus gestos, su voz, su caminar. Es como si mezclaras en una licuadora la marca de Balenciaga, el cabello rubio desordenado y los ideales de la despreocupada moda indie. Dará como resultado a la reina Chloë, la mujer que sabe seducir con una cierta perversión nerdy que cualquiera que la conozca le gustará imitar. Como yo.

Esta perversión fue la misma que leí en sus poses y en sus ojos cuando la conocí por primera vez, pues su cara poco común la hacía resaltar de la pantalla. Después de ver esa película, no lo pensé más de cinco minutos, la busqué en Instagram y le di Follow. Esto fue hace cinco años aproximadamente, cuando buscaba (y necesitaba) con urgencia alguien que me ubicara en el buen gusto del mundo de la moda, porque al parecer los jeans y los lentes de sol no eran suficiente.

Desde entonces, Chloë me ha enseñado muchas lecciones, desmentido muchos mitos y abierto la ventana a infinitas posibilidades. Ella no tiene un estricto manual de estilo que debe cumplir sin excepción cada vez que vaya a salir de su casa, como lo haría un periódico, una marca de zapatos o Kim Kardashian. Ella es fiel al mismo credo que yo. No tiene problema en combinar un vestido de encaje con una chaqueta de cuero y unas botas, porque why not? La verdad es que las prendas van y vienen, pero la libertad y la seguridad que llevas de acuerdo a tu humor y gusto permanecen.

El estilo personal siempre permanece.

Chloë me enseñó a ser crítica con respecto a lo que la moda representa, pues la podemos ver en exposiciones artísticas, en estrenos de películas, sin embargo prefiere no sobreexponerse. Al recibir alguna invitación a un fashion show, su respuesta común es “I hate fashion shows, they’re boring”. Pero así es ella, y ese es su estilo.

Los espectadores han intentado por años descifrarla y redescubrirla, pero lo que realmente sucede es que ella ni siquiera lo intenta. Puede usar un jean de una talla mucho mayor a la de ella, una franela de rayas, tener su cabello por la cadera y sin lavar y aún así las personas no pueden evitar verla por más de un minuto mientras pasa por un kiosko a comprar una revista. O al menos así le pasó a Andrea Linett en 1992, editora de moda para la revista Sassy, mientras descubrió sus extrañas y seductoras maneras antes de contratarla como pasante para la publicación.

“She was always that way, the Pied Piper who had all these kids following her down the street”.

Chloë Sevigny no es una cabellera rubia más, ella representa la esencia más pura del estilo. Cuando una persona con lo pies en la tierra se niega a convertirse en una esclava de la industria, porque además de rechazar sus imitaciones, es independiente a la moda misma. Ella es una declaración de expresión y de despreocupadas pretensiones, y en eso basa sus outfits, su clase y su estilo de vida.

Todos los días es casual friday en la vida de Chloë, y así es en la mía.

“She was kind of an old soul, a little bit goofy and completely unpretentious. You see a lot of people with great style, but they are boring.”

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Lo que no te puedes perder de esta temporada de ‘menswear’ en Milán