Elecciones en Francia: ¿qué significan para la industria de la moda?

Elecciones en Francia: ¿qué significan para la industria de la moda?

Con todo lo que ha pasado últimamente en el mundo, la agenda setting se ha mantenido estática en los experimentos presidenciales de Trump, los ataques terroristas y las noticias que parecen confundirse con el guión de la próxima película de James DeMonaco. Sin embargo, en medio del caos, Francia ha logrado entrar a los titulares por razones totalmente diferentes a las que se ha acostumbrado los últimos tres años.

El martes Francia tendrá elecciones presidenciales.

Un poco atípicas, radicales y reñidas; los candidatos se enfrentan cara a cara para debatirse entre dos futuros totalmente diferentes. Por una parte, la candidata de extrema derecha, Marine Le Pen, y por otra Emmanuel Macron, una mezcla entre la derecha, la izquierda y el centro.

Entre un intercambio de comentarios poco amistosos y más similares a los juegos Trump vs. Hillary, ambos candidatos nos han dado a conocer sus propuestas presidenciales, y nosotras, como grandes conocedoras del sector, nos hemos tomado la tarea de traducir sus discursos y evaluar lo que realmente significan e implican para la industria de la moda. Porque sí, entre la posibilidad de que Le Pen elimine el euro y que Macron imponga un mes obligatorio de servicio militar para los mayores de edad, nosotras estamos altamente preocupadas por los cambios que puedan afectar el Paris Fashion Week del año que viene.

Considerando que Francia está en un momento de dificultad económica, cualquier política nueva en el tablero de juego tiene un impacto en los grandes sectores del país. No hay que ir muy lejos para saber que, junto a Alemania, Francia es el pilar central de la Unión Europea; pero con la ola de ataques terroristas, un malestar cultural al enfrentarse a los principios de la globalización y las altas tasas de desempleo, el país no puede asumir el riesgo de tomar malas decisiones.

Por eso, principalmente, hay que evaluar qué es importante y qué no lo es. Basándonos en nuestro perspicaz sentido común, podemos dar por sentado que la industria de la moda es importante para Francia; sobre todo porque es la casa de gigantes como LVMH, Hermès, Kering y Chanel, que generan ventas anuales de más de 150 mil millones de euros (algo así como 170 mil millones de dólares). Más que el sector aeroespacial y automovilístico del país, según un estudio del 2016 dirigido por el Institut Français de la Mode.

Si a eso le sumamos todas las ganancias de las Semanas de la Moda en la capital, por turismo y consumo de lujo; puede que la industria sea una de las más importantes para la economía del país.

Sin embargo, ninguno de los candidatos ha hablado de ella abiertamente. Ahora, es nuestro turno de analizar lo que sí han dicho para saber qué papel representa la moda en sus planes presidenciales.

Marine Le Pen vs. Emmanuel Macron

Lo que propone Marine Le Pen

Acabar con la inmigración, el crimen y el islamismo. Quiere bajar las horas de trabajo y subir los sueldos. No cree que el euro tenga futuro, así que prefiere volver a los francos y es partícipe de sacar a Francia de la Unión Europea. No entiende para qué funciona el libre comercio.

Apoya todo lo que sea “Francia primero” y es populista. Ah, también quiere eliminar la palabra “globalización” del diccionario porque: ugh, ¿quién necesita eso?

Lo que significa para la industria de la moda

Amiga, Donald Trump lleva más de 100 días intentando ignorar al mundo y revalorizar Estados Unidos; sin la inmigración e ignorando el curso normal de la globalización, no vamos a llegar a ningún lado. Además, ya sabemos cómo va Gran Bretaña con el Brexit.

Pretender que el libre mercado, los acuerdos de libre comercio y las normativas europeas no benefician a las industrias de manufactura y textil subirá los costos para todas las casas de diseño. Aún más si las vías migratorias se cierran y se hace más complicado el visado, primero porque los inmigrantes son claves para la industria y segundo porque reduce los ingresos por estudiantes extranjeros que viajan a Francia a estudiar moda, y viceversa.

Lo que propone Emmanuel Macron

Menos impuestos directos, cree en el mercado abierto pero recomienda el consumo de productos europeos, es pro-Unión Europea, busca nuevas mejoras en el sistema de sanidad, transporte y ecología. Cree en la inmigración y quiere mantenerse como un país “hospitalario”.

Lo que significa para la industria de la moda

Intentamos conseguir sus argumentos más radicales, pero lo que mantiene en su discurso realmente se alinea a lo que la industria puede esperar de un gobierno fructífero.

La parte de ecología puede ser buenas y malas noticias para la industria; buenas para las empresas que ya han comenzado a pensar en un futuro más amigable ecológicamente y malas para los imperios que tienen que reestructurar todo su plan para acoplarse a la ideología ecológica. De cualquier manera, son buenas noticias para el planeta.

Ya que es poco próspero (y ético) recomendar la abstinencia al voto, lo único que podemos decir es que el CEO de LVMH, Bernard Arnault, el CEO de Chloé, Geoffroy de la Bourdonnaye, y el CEO de Pierre Hardy, junto a la mayoría de las personalidades que se han manifestado en la industria, creen que el camino correcto es el de Macron. Ya veremos. 

TheA logo
Más artículos
britpop
El britpop en la moda: una identidad construida por el pasado