Por qué el London Fashion Week debería ser más relevante

Esta semana terminó el London Fashion Week y al igual que todos los años anteriores, los cinco días de desfiles pasaron por debajo de la mesa. Incluso cuando el 17 de febrero comenzaron las pasarelas londinenses, lo único que escuchábamos era sobre el desfile de Marc Jacobs del día anterior en el New York Fashion Week.

Por más de que Londres es reconocida como una de las sedes más importantes de la industria y juega un papel importante en la formación de los diseñadores de renombre, normalmente se ve opacada por las capitales de la moda: New York y París; y a veces Milán, que hace un buen trabajo desviando la atención.

El hecho de que el calendario oficial de la moda establezca una semana y media para el New York Fashion Week, diez días para el Paris Fashion Week y solo cinco días para el London Fashion Week nos da una pista del orden jerárquico en la industria. Además de que en el calendario, la Semana de la Moda de Londres está justamente en el medio de las otras dos capitales, por lo que si no están hablando de lo que pasó en New York, están anticipando lo que pasará en París. Y si a eso le sumas que los editores, modelos y representantes de la industria aprovechan los cinco días para descansar antes de volver a la Semana de la Moda en Milán y París, Londres no se ve tan prometedor.

Para el mundo fuera de la industria puede ser difícil apreciar por qué eventos como el London Fashion Week son importantes, porque si ni siquiera la industria le da la relevancia que merece, ¿qué importa que nosotros sí lo hagamos?

Además de que estos cinco días son significativos para la economía de Reino Unido, con un estimado de £269 millones recaudados cada temporada, desde su origen en 1984, la característica low-key de Londres le ha ganado la reputación de ser una de las semanas de moda internacional más “experimental”, “arriesgada” y “sin límites”.

Ya que el protagonismo del evento no lo tienen los diseñadores y nadie está juzgando todos los pasos ni decisiones que se toman en la semana londinense, los shows tienden a ser más libres y enfocados en nuevas propuestas fuera de lo común.

A pesar de que todavía no tiene el estatus de París o Milán, Londres ha sido la cuna de los diseñadores más innovadores: Simone Rocha, Henry Holland, Jonathan Anderson (el diseñador de J.W. Anderson y director creativo de Loewe), Vivienne Westwood, Erdem Moralioglu (diseñador de Erdem), Christopher Kane (Kering), Christopher Bailey (director creativo de Burberry) y Molly Goddard.

Esta temporada contó con el apoyo del British Fashion Council para que las grandes firmas de diseño se fusionaran con los diseñadores que aún están trabajando por dejar su huella en la industria, y aunque definitivamente no recibió la mayor cobertura, en comparación con New York y París, la Semana de la Moda de Londres está haciendo un intento para que el mundo de la moda pose sus ojos en las pasarelas de Reino Unido. Porque al final, puede que el London Fashion Week no tenga Gigis y Kendalls los cinco días de la semana, pero al menos tiene lo que la industria debería priorizar: talento innato. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
¿Hasta dónde pueden llegar los productos de belleza que tienen cannabis?