Cindy de la Mode: ahora los hijabs son una tendencia

Cindy de la Mode: ahora los hijabs son una tendencia

La primera vez que vimos un hijab sobre la pasarela fue en el 2016. Estamos hablando de una pieza de ropa musulmana que apareció prácticamente al mismo tiempo que el Corán, e incluso después de todos estos años, la primera vez que tocó una pasarela internacional fue hace dos años, y se vio como un movimiento revolucionario que “hizo historia” en la Semana de la Moda.

Por lo que sí,

La tendencia: los Hijabs

Anniesa Hasibuan fue la encargada de vestir a cada una de sus modelos de su colección primavera/verano 2017 con hijabs dorados, rosa pálido y seda gris. La diseñadora indonesia, de 30 años, fue aparentemente la primera creadora en presentar hijabs en cada uno de los atuendos en la pasarela de la Semana de la Moda de Nueva York.

A ella le siguió Max Mara, Pyer Moss, Chromat, Maki Oh, Molly Goddard y Daniëlle Cathari x Adidas Originals, además de una versión un poco menos explícita que sacó Marc Jacobs, como quien no quiere la cosa. 

Entonces, como si de una nueva tendencia se tratara, los hijabs comenzaron a hacer apariciones en campañas, desfiles de moda y fotos de street style.

Pero la cuestión aquí es, que no es precisamente una tendencia; es un símbolo religioso que las mujeres visten desde hace años para seguir los mandamientos del Corán, y los requerimientos de dejar poca piel a la vista.

Y aunque estamos casi seguras de que la intención de la mayoría de los diseñadores realmente es ofrecer más representación, en el mejor de los casos, no todos lo han visto de esta forma. De hecho, cuando Marc Jacobs sacó los guiños a hijabs gran parte del Internet comenzó a hablar de la apropiación cultural, de nuevo.

En vez de ser una forma orgánica de celebrar el aumento de la visibilidad de grupos sub-representados, pasó a abrir la discusión sobre qué tan aludidos se deberían sentir dichos grupos por el uso de uno de sus símbolos predominantes.

El veredicto

Aunque medio mundo aún está discutiendo los pros y los cons de que diseñadores también se inclinen a crear piezas religiosas, nosotras seguimos pensando que exhibir hijabs en la pasarela podría ayudar a normalizarlos en la cultura dominante.

Estamos en el 2018, la representación es importante; sobre todo si esta puede ayudar a que se reduzca el estigma asociado a dicha prenda.

Entonces, ¿cómo se usan los hijabs sin alterar el orden social?

Ok, here’s the thing: aunque no hay una regla explícita que prohíba los hijabs a los no-musulmanes, porque más bien es un requerimiento que los usen cuando visitan los países religiosos estrictos y los lugares sagrados, no es mejor accesorio para usar como un accesorio.

No lo hagas si no es un símbolo de tu religión. Puede provocar una respuesta hostil de parte de los practicantes; e incluso puede ser asumido como un irrespeto a sus creencias, en algunos casos. Todo depende de la intención.