Cindy de la Mode: bolsitos de papá, AKA fanny packs

Cindy de la Mode: bolsitos de papá, AKA fanny packs

Sabemos que las “riñoneras” ocupan un lugar destacado en la lista de moda polarizadora; pero, como buenas dirigentes reivindicadoras de cualquier moda lo suficiente asequible como para volver, podríamos pensar que es hora de que volvamos a evaluar colectivamente esa postura y la superemos.

Además, podemos echarle la culpa a que siempre dejamos que todo vuelva a su debido tiempo, incluso los chokers y los tacones de gato, pero principalmente porque para cualquiera que conozca su larga historia, en realidad no debería ser una sorpresa que los koalas a la cintura quieran forjar su camino devuelta a los carritos de compra.

La tendencia: “fanny packs”

Haciéndole honor a la creencia de que a la industria le encanta resucitar tendencias en vez de crearlas, los fanny packs han seguido el camino de los scrunchies, birkenstocks y los zapatos de plataforma y han encontrado la manera de volver al escenario de la moda los últimos meses.

Para una mejor demostración, solo hace falta decir que desde Kendall Jenner, hasta A$AP Rocky y Leonardo DiCaprio los han adoptado como sus nuevos “coolness factor”.

Y para mayor evidencia, el pasado mes de la moda, en el que aparte de las pasarelas, donde Alexander Wang, Marc Jacobs, Rachel Comey y más enviaron modelos con la bolsa de manos libres, las calles fuera de los shows estaban llenas de conocedores de la industria que simbolizaban la locura.

Por supuesto, estas no incluían las versiones de nylon que ves en cualquier viaje a Disney; sino más bien, opciones de lujo bajo marcas como Prada, Christian Dior y Chanel.

Sí, no es precisamente algo que tu papá vestiría. 

Sin embargo, los fanny packs no siempre han evocando imágenes de turistas o abuelos que no están de moda. Los arqueólogos han encontrado pruebas de que los humanos usan bolsas a la cadera desde Ötzi (una famosa momia glacial que vivió entre el 3400 y el 3100 a.C.) que aparentemente murió con una bolsa cosida a su cinturón.

Desde entonces, todo tipo de culturas han usado koalas que abrazan la cadera, desde los antiguos egipcios y los antiguos romanos hasta los nativos americanos y los cristianos medievales. 

A mediados del siglo XX, los británicos usaban lo que llamaron un “bumbag”, que los estadounidenses ajustaron, como siempre, a un “fanny belt” y luego al “fanny pack”. Un par de décadas más, y se convirtieron en una tendencia de moda auténtica, ideales para acompañar el Spandex de neón y los mom jeans de los 80’s.

Como la mayoría de las cosas de esa década, por no decir todas, parecían irremediablemente poco agradables a principios de nuestros años. Sin embargo, ya sea porque el fenómeno de la riñonera sea una consecuencia de las mini-bolsas o las tendencias del atletismo, un cambio hacia una moda más funcional o tal vez simplemente la nostalgia por tiempos más simples, el hecho es, que han vuelto. 

¿El veredicto?

Mientras no tengan nada que ver con las versiones de nuestros antepasados, entiéndase, nuestros abuelos y papás, todo bien; estamos buscando mejores presentaciones como las de Balenciaga o Chanel, que no nos hagan parecer como que venimos de alimentar a los patos del parque.

Así que, ¿cómo usar fanny packs sin personificar al papá americano con bigote y medias hasta las rodillas?

Básicamente tienes que evitar cualquier versión de color negro o cuero dañado que aparezca en el clóset de tu abuelo. Además, puedes poner a la venta dos o tres órganos que no consideres necesarios para costear la versión de $3.000 de Tess Van Ghert Vallet.

Mientras tanto, te dejamos con una colección de personas que tienen todas los fanny packs -y órganos- que necesitas. 

TheA logo
Suscríbete
Sabemos que suena sospechoso... pero hazlo