Cinco ‘outfits’ que demuestran que las prendas básicas sí son necesarias

Una de las eternas peleas que tengo con mi hermana es aquella referente a la ropa básica. Les explico: ella es fiel amante de esas prendas de vestir denominadas básicas y yo no lo soy tanto. No es que no me parezcan sumamente útiles y necesarias, pero si me ponen a escoger entre un camisa gris y una con volantes, flecos, perlas y diamantes, la decisión es bastante fácil para mí.

Puede que te guste:

Como soy alguien capaz de admitir que no siempre tengo la razón —a menos de que la otra persona involucrada sea un hombre—, decidí obligarme a usar la misma franela blanca básica en cinco oportunidades para ver si así logro entender que estas prendas deberían ser mi prioridad a la hora de comprar ropa.

Primer ‘outfit’ 

Aprovecho esta oportunidad para comunicar que he tomado la decisión de vestirme así todos los días de ahora en adelante porque esta ha sido la vez que más cumplidos he recibido por mi outfit, contrario a lo que me pasó la semana pasada cuando llegué a la universidad y un extraño me preguntó qué tan mal me estaba tratando la vida del uno al diez. Sí, eso pasó. Sí, le dije que este 2018 merecía un sólido ocho y medio.

Segundo ‘outfit’ 

¿Estoy bien vestida? ¿Voy a salir volando? ¿Tengo una cebra en los pies? Nadie lo sabe. Lo cierto es que este reto es como cachetearme a mí misma porque este atuendo se diferencia bastante del anterior a pesar de que estoy usando la misma camisa.

Tercer ‘outfit’ 

Como les conté una vez, Cher Horowitz de Clueless es un personaje que me llevó a vestirme de la forma en que lo hago. Como la reina de la década de los noventa hacía para su clase de educación física, quise ponerme una tank top encima de mi franela blanca para verme un tanto menos básica, combinación que mi hermana detesta con toda su alma, pero ya estoy escribiendo un artículo para darle la razón, ¿qué más quiere de mí?

Cuarto ‘outfit’ 

Me robé la ropa de Dorothy en El mago de Oz, que alguien llame a Judy Garland… aunque she can’t come to the phone right now. Why? Oh, ‘cause she’s dead!

Perdonen el chiste cruel —o la referencia a una canción de Taylor Swift, lo que les moleste más—, a veces no me mido. Lo que tampoco preví fue que terminaría viéndome bastante parecida al famoso personaje de la película de 1939, pero eso queda entre ustedes y yo; si alguien pregunta, Dorothy Gale fue inspiración clave para la creación de este outfit.

Quinto ‘outfit’ 

El último outfit que armé viene con un mensaje motivacional: esta cadena para el cuerpo me la gané en un concurso de Instagram hace más de dos años. No les hagan caso a las personas que les dicen que nunca ganarán uno, no necesitan esa clase de negatividad en sus vidas. Sigan sus sueños (y las cuentas que patrocinan dichos concursos). Ojo: no vayan a estar atosigando a gente que no es de confianza a punta de menciones en Instagram, eso tampoco es bonito.

Y hablando de cosas básicas y lo mucho que me cuesta comprarlas, estos pantalones son una prueba de ello. Estaba vistiéndome y lamenté no tener unos jeans a la cintura normales y corrientes cuando registré mi clóset por no dejar. Ahí encontré estos que compré hace aproximadamente siete años, mucho antes de que me dejara engatusar por los pantalones con parches, perlas, escarcha y bordados. Doble cachetada para mí.

Con esto aprendí que estas prendas sí son completamente necesarias y que un atuendo puede seguir siendo extra y fabuloso con ellas, así que afrontaré la vida de ahora en adelante con esta nueva actitud:

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
La verdadera razón por la que el rojo y el verde son los colores de la Navidad