El veredicto final de la batalla entre Carolina Herrera y Oscar de la Renta está en la pasarela

Finalmente, después de un par de meses tratando de unir las piezas de la batalla legal entre Carolina Herrera y Oscar de la Renta, hemos entendido por qué Herrera causó tanto alboroto cuando Laura Kim se unió a su competencia.

A finales del año pasado, CH interpuso una demanda en el Tribunal Superior de Nueva York contra Oscar de la Renta por violar la cláusula de no-competencia que su ex-vicepresidenta de diseño, Laura Kim, había firmado cuando trabajaba para Carolina Herrera; justo después de que en septiembre la firma dominicana anunciara que Laura Kim y Fernando García, su mano derecha, volverían a la casa de diseño como directores creativos.

Aunque los problemas legales no llegaron muy lejos, una vez que las dos marcas se sentaron a hablar, concluyeron que lo mejor era omitir el papeleo y firmar un acuerdo “confidencial” que sí permitiría que Laura Kim comenzara a trabajar para Oscar de la Renta y presentara su debut en la Semana de la Moda en New York.

Y ya que el momento ha llegado y el Fashion Week oficialmente inauguró la primera tanda de desfiles de este año, las presentaciones de Carolina Herrera y Oscar de la Renta desfilaron las pasarelas neoyorkinas esta semana para mostrar sus colecciones Fall Winter 2017/2018.

Tomando en cuenta la ausencia del veredicto final por parte del Tribunal Superior de Nueva York ante la controversia legal, aprovechamos nuestros razonables y aptos criterios para comparar los dos shows y decidir cuál de las dos casas de diseño realmente ganó el conflicto, basándonos únicamente en el desempeño de los diseñadores y nuestra vena artística, entrenada por unas cuantas hojeadas a la edición de Vogue que encontramos en nuestra biblioteca esta mañana.

Pasarela y ambientación: Monse y Oscar de la Renta.

Sin duda los ganadores en escenografía son Laura Kim y Fernando García. Empezando por el hecho de que unieron el desfile de su marca, Monse, con su debut en Oscar de la Renta; algo que nunca fue posible durante su estadía en Carolina Herrera, ya que la diseñadora apenas les permitía 5 horas semanales para mantener a Monse, su propia firma.

Que Oscar de la Renta les haya dado el paso libre para combinar ambas presentaciones en un solo show, solo demuestra que a veces la yuxtaposición no significa competencia, sino alianza. Además, se las ingeniaron para que entre colección y colección, las cortinas del escenario bajaran y apareciera un nuevo espacio. Bold move, Oscar.

Musicalización: Monse y Oscar de la Renta.

Muchos statemensts políticos de esta Semana de la Moda se hicieron con mensajes y canciones que sonaban mientras las modelos desfilaban la pasarela. Ya que las dos marcas están fundadas por inmigrantes, y de por sí Laura y Fernando se mudaron a Estados Unidos para seguir el sueño americano, imaginamos que ambas marcas se unirían a las manifestaciones, pero solo Monse y Oscar de la Renta lo tomaron en cuenta. La presentación comenzó y terminó con la narración de la historia de un inmigrante que llegaba a los Estados Unidos. En cambio, Carolina Herrera se decidió por un playlist francés sin ningún tinte político. Preferimos la protesta sutil de Monse y ODLR.

Diseños: Oscar de la Renta.

Ok, sabemos que no hemos favorecido la colección de Carolina Herrera en ninguno de los aspectos antes mencionados, pero honestamente no es porque no nos haya gustado la colección, sino que la propuesta en general es un gran déjà vu de sus presentaciones pasadas. Por no mencionar que toda la idea de los lazos en los vestidos nos recordó a la colección Fall/Ready to Wear de D&G en el 2010. Es como si todo ya lo hubiésemos visto antes, no hay nada nuevo.

El show de Carolina Herrera abrió con la clásica camisa blanca que ¡es tan diferente a la de los últimos 7 años consecutivos!, los colores se quedaron en la misma gama y las siluetas no evolucionaron. Sí, la colección es linda, pero se apegaron a la misma “identidad” que han manejado desde siempre, y después de un cambio tan drástico en la gerencia de la empresa, esperábamos ver otra faceta de CH.

Por otro lado, Oscar de la Renta Fall Winter 2017/2018 es el perfecto ejemplo de la fusión entre lo clásico que caracteriza a la firma y lo novedoso que puede aportar Laura Kim y Fernando García. Incluso, mantuvieron los vestidos acampanados que identificaron por tanto tiempo a la firma dominicana; pero también dejaron espacio para pantsuits y trajes femeninos con colores fuertes. Quizás no todos los diseños fueron perfectos, pero el equilibrio que encontraron es justo lo que Renta necesita para llegar al mercado comercial.

Obviamente, el veredicto final está de lado de Oscar de la Renta.

En la demanda que realizó Carolina Herrera, la empresa especificó que el cargo de diseñadora principal le fue ofrecido a Laura Kim, así podría reemplazar a Herrera, pero ella lo rechazó. Ahora que vemos el trabajo de la firma, entendemos por qué el presidente quería contratar a Kim de forma definitiva: ella conoce la industria. Sabe cómo transformar una pieza clásica en algo que realmente podrías usar fuera de las pasarelas. Y eso es lo que necesita Carolina Herrera; no todo es sobre la feminidad clásica, hay un mundo más allá de los vestidos y faldas, las mujeres usamos pantalones, y no solo negros y plain.

En fin, dejando a un lado la ausencia de evolución en la propuesta de Carolina Herrera, todo el conflicto por Laura cobra sentido. Cuando Kim tomó las riendas de Carolina Herrera, diseñó la colección más exitosa a nivel comercial que ha tenido la firma. Después de haber visto su debut en la firma dominicana, no dudamos que Oscar de la Renta pase por el mismo camino con su propuesta Fall Winter 2017/2018. 

¿Te perdiste la primera parte de la batalle legal entre CH y ODLR? 

¿Por qué Carolina Herrera demandó a Óscar de la Renta?

Más cambios en Carolina Herrera

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
El dilema entre maltratar o no a los animales