¿Por qué Carolina Herrera demandó a Óscar de la Renta?

En septiembre del año pasado, el equipo de Oscar de la Renta anunció que Laura Kim y Fernando García volverían a la firma como co-directores creativos. Para el resto del mundo, esto parecía una buena noticia, pero para la ahora ex-jefe de Laura Kim, Carolina Herrera, no fue más que una violación a la cápsula del contrato que firmó Laura a principios del 2016.

El dúo había trabajado en Óscar de la Renta mucho antes de unirse al equipo de Carolina Herrera; Kim fue la mano derecha del diseñador por doce años y García por seis años, en los cuales contaron con la ayuda de Peter Copping para elevar el legado del dominicano una vez que falleció en el 2014.

Sin embargo, Laura Kim y Fernando García no habían puesto un pie fuera de la casa de diseño cuando ya Carolina Herrera los estaba contratando (a Kim como vicepresidente de diseño y a García como consultor) a principios del año pasado.

Además de su participación en Carolina Herrera, ambos se negaron a dejar de lado su trabajo como directores creativos en su propia marca, Monse; aun cuando una de las condiciones de Herrera era que solo le podían dedicar cinco horas a la semana.

Ante la noticia de reincorporación de Laura Kim a Óscar de la Renta, Carolina Herrera interpuso una demanda en el Tribunal Superior de Nueva York contra la firma; así su ex-diseñadora no podría trabajar para ODLR sino hasta abril del 2017. Ya que según CH, si Kim colabora, como anunciaron en septiembre, en el desfile de febrero justo a Fernando García, estaría rompiendo la cláusula de no competencia por seis meses que acordó con la firma neoyorquina.

La respuesta inmediata de la corte fue una orden de restricción temporal para que Laura no pudiese trabajar en ODLR en un futuro próximo, pero después de pensarlo dos veces, a finales de diciembre el juez Jeffrey Oing retiró la prevención que retenía a Laura comenzar su papel en Óscar de la Renta, por lo menos hasta que tomen la decisión final en una audiencia especial el 10 de enero.

A raíz de la discusión CH vs. ODLR, muchos reportes han salido a la luz sobre la situación que orilló la salida de Laura. Sobre todo la inconformidad de Kim con su puesto, porque a pesar de ser la vicepresidenta de diseño, que solo debe rendirle cuentas al presidente de la marca y jefe ejecutivo Francois Kress, Carolina Herrera era la que frecuentemente estaba a cargo y daba la última palabra, sin ninguna objeción por parte de Kress.

Incluso Laura declaró que para el show Spring 2016, Kress le informó que a Herrera no le gustaban sus diseños, así que ella misma terminaría la colección para garantizar que fueran apropiados para la marca. También afirmó que en el momento, Herrera le dijo que “nadie la conocía”, por lo tanto, su nombre no aparecería en la colección Spring 2016. La tensión entre ellas dos creció y creció hasta que Laura decidió dejar su puesto en julio.

En la demanda la firma especificó que Kim rechazó la oferta del CEO Francois Kress por un millón de dólares para reemplazar a Carolina Herrera y convertirse en la directora creativa de la marca. La respuesta del abogado de Kim, Neil Capobianco, fue que ella sabía que Herrera nunca renunciaría al control creativo de CH, razón por la cual supone que Kress nunca le dijo a Carolina que la sacaría del papel superior antes de hacerle la oferta.

De todos modos, mientras esperamos por el veredicto de la corte, es necesario que recordemos que Laura Kim es responsable por la colección más vendida que ha tenido la firma Carolina Herrera en sus 35 años.

Kim diseñó todas las piezas del Resort 2016, que se ganó el título por ser la colección más exitosamente vendida a nivel comercial en la historia de la marca. Mientras que Fall 2017, lanzada justo después de que Kim saliera de CH, no ha celebrado la misma dicha que los diseños elaborados por Kim. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
‘Victoria’s Secret Fashion Show’: el declive de una fantasía