La tendencia que seguirá atormentando nuestra cuenta bancaria

A veces no entendemos la necesidad de los diseñadores de minimizar la utilidad de sus piezas. En verdad, ¿cómo le explica una niña a sus padres que quiere gastar su sueldo en una mini cartera en la que solo entra una cola de cabello?

No pretendemos que todo lo que camine por las pasarelas sirva de algo más que verse bien, pero al menos nuestras expectativas se guían por un nivel de utilidad decente. La llegada de los micro bags probaron su punto con respecto a la incoherencia de restarle ceros a tu cuenta solo para incomodarte cargando más de tres carteras en el hombro, y aún así se agotaron en la tienda. Es esto lo que nos lleva a hablar del mejor amigo de las micro carteras: el bag candy.

En el 2016 estuvieron en todos lados; al principio eran lindos y mínimos, pero luego comenzaron a parecerse más y más a una pelota de fútbol que a un accesorio de cartera. It wasn’t pretty. 

Según la jefa del grupo de artículos de lujo de la firma de investigación Euromonitor, Fflur Roberts, el fenómeno de los “tchotchkes” (adornos pequeños) ha incrementado notoriamente en los últimos cinco años, “muchas marcas de lujo han expandido sus portafolios y se han diversificado a un nuevo territorio». Por lo que ver esta tendencia en todas las casas de diseño importantes no debería sorprendernos. Y no lo hace. Pero lo que sí nos sorprende es la etiqueta de precio: las de Fendi van desde $600 hasta $1.600

$1600 dólares por un PELUCHE. 

Las muñecas, los pom poms y bobbles son lo suficientemente costosos como para ser accesorios exclusivos para compradores de alta gama (si no existiera la producción china, por supuesto).

Sin embargo, otras firmas como Burberry, Kate Spade, Sophie Hulme, Prada y Adrienne Landau tienen opciones mucho más económicas para una bola de pelo, que por lo menos no pasan de $500. Gracias a su cómodo y justo precio, la mayoría de sus diseños se han agotado o están constantemente entrando y saliendo del inventario.

El nuevo furor en esta categoría de productos la ha convertido en una de las tendencias más populares en la industria de la moda; y según las últimas estadísticas de Euromonitor, el imperio de los accesorios personales cuenta con $102 mil millones tan solo en Estados Unidos, desde joyería fina hasta pom poms y monstruos peludos.

Aunque el debut del bag candy no competía con el tamaño de la cartera, las predicciones de la presidenta del grupo comercial de The Accessories Council, Karen Giberson dictan que estos “encantos” se volverán más grandes y audaces.

Mientras tanto, nosotras preferimos desempolvar los muñecos que venían en la Cajita Feliz de McDonalds antes de gastar cuatro dígitos en un accesorio peludo. 

https://twitter.com/meggie_lup/status/803199921373384704

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Lo que la industria del maquillaje necesita considerar de ahora en adelante